PORTADA

Piden la custodia para la madre de un niño con un padre imputado por abusos

♦  La Fiscalía del Área de Getafe-Leganes ha solicitado que la madre de un niño de 7 años obligado a ver a su padre imputado por abusos sexuales contra él, mantenga la guarda y custodia del pequeño, ya que a su juicio es “lo más beneficioso para el menor”.

Se trata del caso del que hace poco se pronunció la juez de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Valdemoro, que autorizó al padre a ver a su hijo en un régimen de visitas a desarrollar en un Punto de Encuentro Familiar de la Comunidad de Madrid.

La madre, que lleva tres años de litigio judicial por este asunto, incumplió la orden judicial y no llevó al menor al punto de encuentro, dándose traslado a la Fiscalía a fin de que informara sobre si procede la aplicación de medidas contra ella.

Las visitas se autorizaron pese a haber sido denunciado por la madre por abusos sexuales al menor, ya que el informe emitido por un equipo psicosocial de los juzgados descartó la existencia del delito denunciado.

Según la resolución del juzgado, el menor permanece bajo la guarda y custodia de la madre y se fija a favor del padre un régimen de visitas a desarrollar en el Punto de Encuentro Familiar de la Comunidad de Madrid que tenga una lista de espera más reducida.

La madre decidió recurrir el auto en apelación ante la Audiencia de Madrid. En el informe en el que se pronuncia el fiscal, se pide que se desestime el recurso, si bien solicita que la madre mantenga la guarda y custodia de su hijo, con “la finalidad de no alterar más la delicada situación” en la que se encuentra el pequeño.

Además, el representante del Ministerio Público cree que el auto de la jueza trata de “salvaguardar la necesaria relación que el menor debe reanudar y mantener con su padre, adoptando las “medidas precisas para ello”.

Denuncia de la madre

Según la madre, el menor era objeto por parte de su padre y otros familiares de determinadas conductas o prácticas sexuales irregulares con el menor, como el pasearse desnudo delante del pequeño o hacerle objeto de penetraciones digitales por la zona anal, de lo que la madre habría tenido conocimiento en noviembre de 2011, sin que estos hechos se pusieran en conocimiento de ningún órgano judicial hasta el 23 de octubre de 2012.

A partir de ahí, durante la tramitación del procedimiento la madre puso numerosas trabas de cara a la exploración del menor, con continuas interferencias tanto de ella como de su actual pareja, lo que ha dado lugar a continuas suspensiones por supuestas enfermedades de ella o del menor, según el Juzgado de Valdemoro.

El 4 de noviembre de 2012 se celebra vista en el procedimiento de medidas provisionales y con fecha 20 de noviembre de 2013 se dicta resolución por la que se atribuye la guarda y custodia a la madre y visitas a favor del padre los sábados de 17 a las 20.00 horas en el domicilio del menor. “Esta decisión la madre no la ha dado a conocer y, por descontado, tampoco se ha cumplido”, destaca el Juzgado de Valdemoro en su aclaración.

Así las cosas, la resolución del Juzgado de Valdemoro relata el menor no ha visto a su padre hace más de tres años, aparte de la visita ante el equipo psicosocial, y ni siquiera ha contactado con él por negarse la madre, quien se ha negado a mantener las visitas supervisadas y ha eliminado todo contacto con el padre.

El 30 de junio de 2014, con motivo de una vista, la madre pone de manifiesto la existencia de una nueva denuncia interpuesta por una integrante de la iglesia Evangelista a la que esta pertenece y supuestamente referida a un periodo en que no existía relación del menor con el padre por haberlo impedido ella, según la resolución del Juzgado de Valdemoro.

Según destaca el juzgado de Valdemoro, pese a la actuación de la madre apartando al menor del padre, el niño no ha sido capaz de verbalizar una sola vivencia negativa con su padre, por lo que el equipo psicosocial entiende que la visión negativa que el menor pueda tener del padre puede venir dado por lo que la madre le transmite, teniendo en cuanta además que el menor reaccionó positivamente ante su padre en el juzgado e incluso reclamó tiempo de juego.

Se dan las circunstancias de que el niño ha presentado problemas de salud como malnutrición severa, y de que la madre no siempre ha seguido las recomendaciones de los médicos ni le ha realizado al menor las pruebas recomendadas. Asimismo, no ha asistido con regularidad a los centros escolares donde ha estado matriculado, y presenta un “claro retraso educativo”.

Además de las visitas, el juzgado acordado la intervención terapéutica especializada con todos los integrantes de la unidad familiar, esto es, padre, madre y menor de cara a prepararles para esas visitas y ayudarles a superar el enquistamiento de la relación.

A fin de impedir nuevas obstaculizaciones, y siguiendo la orientación de los especialistas ante el riesgo que para el menor se derivaría de seguir sin contacto con el padre, se acuerda que si la madre incumple ese régimen de visitas, el menor pasaría a ser tutelado por la Comunidad de Madrid.

El Punto de Encuentro ha informado, según el Juzgado de Valdemoro, que la madre no está de acuerdo con el tipo de intervención que pueden desarrollar en el mismo y, en consecuencia, no ha llevado al menor, de lo que se ha dado traslado al Ministerio Fiscal a fin de que informe sobre si procede la aplicación de la medida acordada de forma subsidiaria en el auto.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies