CILUSIONADOS

Por un proyecto ilusionante para España para la UE

No son los 680 millones de los ERES (expedientes de regulación de empleo), sino los nueve mil millones que según la Comisión Europea se deben recortar de los presupuestos de España, lo que realmente deben preocuparnos. La corrupción política de España, a pesar de ser faraónica, no le llega a la suela del zapato a la corrupción oculta, es decir al despilfarro. Hay un agujero negro en nuestro sistema político-tanto español como europeo- por el que se cuelan todos los años mucho más de los 680 millones. Pero al parecer, esto no nos preocupa a nadie, ni a los que gobiernan ni a los gobernados. Por este despilfarro no se piden responsabilidades y nadie irá a la cárcel ¿Dónde van a ir a parar esos  nueve mil millones que según la Comisión Europea no cuadran con nuestros presupuestos? De acuerdo, que este dinero no ha será robado, pero quizás sí será despilfarrado.

Que se robe para el partido, que se robe para los amigos o que se malgaste inútilmente en cargos e instituciones políticas improductivas, esto para el ciudadano tiene el mismo resultado, aunque la responsabilidad sea diferente en cada caso. Es dinero que se tira, es dinero que se le roba a la ciudadanía y es dinero que luego tenemos que reponer a base de nuestros impuestos. Pero ningún partido lo ve. Nadie se entera de nada. Sí, en realidad nuestros políticos son “miopes, cuando no ciegos”.

De los 680 millones hay unas personas que han sido declaradas culpables, de los miles de millones que se malgastan en cargos e instituciones políticas innecesarias nadie sale responsable. Y ahí está el mal. Es preocupante que no merezcan apenas crítica los 680 millones destinados a la clase trabajadora y a pequeñas industrias en apuros y que han ido a parar a juergas y a los bolsillos de los amigos y parientes. Son preocupantes los avisos que nos llegan de las instituciones europeas y de los organismos internacionales. Está en juego mucho más que las pensiones Y es mucho más preocupante que los ciudadanos, teniendo en las manos gran parte de la solución, esperemos que nos van a solucionar los problemas las mismas personas e instituciones que nos los han creado.

“O recontáis los gastos o subís los impuestos”, dice Bruselas al Gobierno. Los gastos no los va a recortar el Gobierno, unos, porque son necesarios, como la subida de las pensiones y de los sueldos mínimos, y otros, porque esto significaría dejar en paro a muchos amigos y afiliados. Por tanto, el gobierno subirá los impuestos. Pero los impuestos no se pueden subir constantemente, y habrá muchas necesidades que quedarán por cubrir. Todo menos suprimir gastos.

Una forma de suprimir gastos sería a través del voluntariado político. Es la hora de los jubilados y de la solidaridad. Si queremos defender nuestras pensiones y las de nuestros hijos, si queremos que nuestros hijos encuentren un trabajo dignamente renumerado, tenemos que hacer algo más que manifestarnos en la calle.  Tampoco caer en manos de un partido político que nos manipule.  Este podría ser un proyecto extraordinariamente solidario: el voluntariado político. Mientras España y Europa no tengan un proyecto ilusionante, ni acabaremos con la corrupción de los partidos políticos ni con los problemas de separatismos ni con la Europa del paro, de la miseria y de la xenofobia.

Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies