GETAFE

¿Qué hay detrás del ‘arrastre’ de Sara Hernández al alcalde de Leganés hacia la Mancomunidad de Residuos del Sur?

El ingreso de Leganés costará a la ciudad 160.000 euros, “pero es seguidismo político a Hernández”.

La alcaldesa de Getafe, imputada por un presunto delito medioambiental, preside la Mancomunidad.

¿Aceptaría usted algún ofrecimiento cuyo único rédito reportado en su beneficio fuera pagar? Huelga la respuesta. No en vano, por estúpido que pueda parecer la idea de pagar por pagar hay quien la lleva a cabo. Eso sí, de darse el caso, con pólvora del rey; ajena, vaya. Esto ilustra el paisaje principal que ha supuesto el ingreso de Leganés en la Mancomunidad de Residuos del Sur, ahora presidida por la socialista e imputada por presunto delito medioambiental Sara Hernández. El municipio pepinero seguirá recibiendo los mismos servicios que hasta la fecha, pero ahora abonará 160.000 euros más. La lógica parece escaparse. Las cuestiones políticas encubiertas pueden aclarar algo más. Crónica ha preguntado sobre ello.

Actualmente, en esta Mancomunidad hay alrededor de 80 municipios, pero algunos como Leganés o Ciempozuelos no estaban. ¿Pero de dónde surge esta idea? Para explicar su germen hay que retrotraerse a la época en que Esperanza Aguirre estaba a los mandos del Gobierno de la región. De ella emanó que fueran los municipios quienes se organizasen por mancomunidades y gestionasen así los residuos. Una situación que, por otro lado y según ha podido conocer este medio, no sentaba muy bien a muchas localidades “puesto que eran más competencias añadidas”.

Así, siguiendo la estela del color ideológico, base conductora en este tipo de asuntos, en la legislatura de Jesús Gómez Ruiz, alcalde popular de Leganés durante 2011-2015, se sometió al pleno la adhesión pepinera. Fue entonces cuando el PSOE votó en contra. Su línea argumental se sustentó en que “esto era una suerte de ‘chiringuito’ ideado por Aguirre y que no generaba más que problemas a los municipios”, explican las fuentes consultados por este periódico. Por su parte, el PP “argumentaba que era precioso mancomunarse porque suponía un ahorro en la gestión de residuos”. Nunca se aprobó.

¿Qué imnplica ser miembro?

Las ventajas de pertenecer a la Mancomunidad, sobre el papel, es que los mancomunados pagan menos por el tratamiento de residuos. Éstos abonan 12,50 euros por tonelada, mientras que los no miembros deben aportar 20 euros. En un principio, pues, se puede encontrar un racionamiento económico, pero en el caso de Leganés esto es totalmente falso.

Y es que en Leganés existe un centro de tratamiento de basura, sito en el Camino de Móstoles, que está al servicio de la Mancomunidad. Por esa razón, Leganés ‘se retrata’ como si de un mancomunado se tratase, con los 12,50 euros. Pero, para más inri, con los privilegios de no ser socio real. Esto es, no se pagan las cuotas; como quien está de alquiler y no le corresponde el recibo de la Comunidad de vecinos. Esa cuota, supuestamente para financiar el gasto de los 20 trabajadores y del gerente, está tasada en 0,20 céntimos por habitante. A razón de los aproximadamente 200.000 leganenses, saldría el municipio regido por Llorente a 40.000 euros sólo en cuotas, más 2.000 euros por ser nuevo, más posibles derramas del organismo cuando las hubiere. ¿Si esas se ahorran y se paga por tonelada como uno más, por qué ingresar?

El ‘arrastre’ de la imputada Hernández

Efectivamente, hasta ahora los beneficios parecen ninguno, y los perjuicios, todos. Según han aclarado fuentes municipales a Crónica la razón es “practicar seguidismo puro y duro a Hérnandez, que ahora preside, por parte de Llorente, que busca también su sillón en la Mancomunidad y no va a ser menos”. Lo que es evidente es que ahora el PSOE de Leganés ha cambiado su posicionamiento y en esta legislatura ya lo ha llevado a pleno.

Precisamente por eso, la Oposición en Leganés en su conjunto, desde Vox a Podemos, pasando por ULEG y PP, han solicitado un informe a Intervención para que explique “por qué embarcarnos en una infraestructura que sólo va a suponernos gastos sin habernos explicado las ventajas”. Por su parte, Llorente alega oficialmente que así Leganés tendrá voz y voto. Con el apoyo de Cs y Leganemos, Hernández, quien presuntamente arrojó vertidos ilegales al Manzanares, ya cuenta con un nuevo asociado. En redes sociales, la primera edila ha recibido varias críticas, tales como “¿Lo de Sara es tremendo, no? Se mete hasta en Leganés”.

Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies