DESDE LA DOBLE A

Santiago Llorente, socialista sátrapa y burgués

llorente-y-bejarano

 

Corren malos tiempos económicos y sociales para la mayoría. Pero, algunos están más despreocupados. En Leganés, nos han demostrado cómo paliar los efectos del panorama laboral. Tener un carnet socialista en Leganés es sinónimo de disfrutar de un futuro acomodado. ¿Qué cambios ha tenido la ciudad en estos meses de legislatura respecto al primer trimestre de 2015? Ninguno. Entonces, ¿cuál ha sido la verdadera preocupación de Santiago Llorente este tiempo? Pues la de colocar a toda su tropa. Los puestos públicos los encarnan afiliados, amiguetes o simpatizantes. Utiliza el Ayuntamiento, y por ende a la ciudad ( a la cual se supone que representa) como una auténtica agencia de colocación. Dato: ninguno de los directores generales es funcionario. Se trata de ex-concejales o gente de partido. Los hay, como Virginia Moreno, que fue recuperada por Llorente tras haber estado imputada. Según varios mentideros, el aprecio de Llorente por Moreno es contrastado. Y es que el roce hace el cariño y por eso son los militantes y amiguetes quienes rigen Leganés.

Otro amigo (con carnet del partido, por supuesto) es José María Borreguero, el jefe de la Asesoría Jurídica del Ayuntamiento. Borreguero se levanta 84,000 euros al año. Una auténtica vergüenza que con el dinero de todos los vecinos, que tanto nos cuesta ganar, Llorente vaya poniendo estos sueldos a los selectos socios de su coto privado. Es una patada y una falta de respeto a los ciudadanos. Mucha de esta gente, como el propio alcalde, empiezan en las Juventudes, que son un auténtico vivero de posicionamiento que asegura un futuro a costa de la sopa boba. Hoy, tenemos a gente dentro que están con su puestecito. Se trata de personas que no saben ganarse ni pelar la vida y optan por afiliarse a un partido y que éste les vaya distribuyendo. Por eso, cuando llegan a según que puesto no saben hacer la O con un canuto. Porque no escogieron batallar sino amoldarse y acomodarse en el partido. Hoy en el PSOE de Leganés tienen lo que buscaron.

Llorente también aprecia a su mujer. Es Sonia Martín, la jefa de Administración de Emsule. Ella se calza 2800 euros limpios cada mes. Cristina Lora, mujer de Rubén Bejarano, también está dentro de Emsule. Bejarano, socio de Gobierno de Llorente, dejó a IU con un sólo concejal. Unos resultados marginales y al borde del deceso político. Pero Bejarano,quien en mayo criticaba a varios de los ahora concejales socialistas (por el caso Legatec), se apuntó al carro de la oferta y entró en el cortijo. El tres por uno. De unos resultados lamentables a tener cartera, grupo y su gente de IU colocada. Este Gobierno, conocido ya como el PSIU, debería cambiar de nombre a la empresa pública del suelo y denominarla “Enchule”. O,“Llorente&Bejarano Enchufes a toda mano”. Recordemos que los enfrentamientos internos y la división de la que adolecía el PSOE desaparece cuando todos conocen que chuparán de los impuestos de los leganenses.

Los euros públicos que usa Santiago, a su antojo, actuaron como bálsamo en su coto y cicatrizó las llagas. O las cerró en falso. Vaya usted a saber porque si hubiese nuevo alcalde esta gente se iría a las listas del paro y volverían las rencillas. Y, recordemos que no saben buscarse la vida por sí mimos. No batallan. Tienen una mano delante, otra detrás y su carnet en la boca.

Este alcalde de apariencia oronda y bonachona es en realidad todo un sátrapa. Dícese de un sátrapa quien abusa de su autoridad o poder (colocando a sus colegas y militancia) y también de quien vive de forma ostentosa. De eso, también sabe Llorente. Si el aloe vera tiene propiedades, él no se queda atrás. Tiene una hipoteca de medio millón de euros. Uno se levanta mañana y ve en su debe 500,000 euros y es capaz hasta de recalificar el cementerio del pueblo. Un alcalde sin duda que estará atado en su toma de decisiones.

Un alcalde que no se da una vuelta por las calles de Leganés. Porque si viese la realidad del municipio (17,000 parados) no haría (o sí, ya quién sabe) estas prácticas. Disolvería el cortijo de estómagos agradecidos. Que pasee y haga ejercicio. No le vendrá mal. Sobre todo, teniendo en cuenta, que pasa más horas comiendo a costa del peculio público que en el despacho. Un famoso restaurante de Leganés es su lugar favorito. Invita, a costa de los vecinos, a alcaldes de pueblos hermanados, a periodistas que quieren ir para ser domesticados o empresarios que algún día le pueden devolver favores merced a los guiños actuales.

Que se ponga a dieta, le vendrá bien, es lo mejor para Leganés. Y también Bejarano o Atienza que se apuntan al churreteo. Desde el PSOE dicen que son actos protocolarios, de representación y que se han hecho toda la vida. Silencio. Vieja política que desprende naftalina. Llorente vive en su cortijo con sus amigotes, no hace ejercicio por nuestras calles, no conoce la realidad ni el esfuerzo que a los mortales nos cuestan las cosas y sigue engordando su estómago y el de sus ínclitos gracias a la tarjeta del Ayuntamiento mientras las goteras impedían este fin de semana celebrar partidos en pabellones deportivos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies