REFLEXIONES Y COMENTARIOS

Terrible pandemia

El libro del filósofo esloveno SlavojZizek titulado Pandemia expone numerosas interpretaciones sobre las consecuencias de la crisis causada por el coronavirus. Parte de la afirmación de que estremece al mundo por las muertes y el sufrimiento que está produciendo esta nueva peste del siglo XXI.

Es verdad que la distancia corporal de seguridad es necesaria para evitar la infección por este virus maligno, pero eso no significa  que no podamos experimentar internamente la cercanía o presencia de los demás. Parece que se toma más conciencia de que somos seres sociales.

La libertad de expresión y de crítica está amparada y protegida por las leyes como es lógico, pero  partiendo de la confianza en la capacidad de opinar de todos. Como escribe Zizek «El principal argumento  contra la idea de que el Estado tiene que controlar los rumores  para evitar el pánico  es que este mismo control propaga la desconfianza  y crea aún más teorías conspiratorias».

Ciertamente,  se observa un cambio social y civilizatorio considerable y parece que se está creando un nuevo paradigma económico que puede llegar a superar las coordenadas clásicas del mercado. El número de contagios ha aumentado mucho en España, porque una parte de las personas no han cumplido las normas de protección repetidas hasta la saciedad en los medios de comunicación.

Con la interconexión de las personas a nivel mundial y nacional no es de extrañar que los casos aumenten de modo desproporcionado en diversas partes del planeta.  El mundo ha tenido mala suerte y sufre la contingencia  del covid-19. Podía no haber sucedido.

Zizek  pone en cuestión los fundamentos del neoliberalismo económico capitalista y dice que «lo importante  es reflexionar sobre el triste hecho  de que necesitamos una catástrofe para ser capaces de repensar las mismísimas características de la sociedad en la que vivimos».

Parece que la realidad virtual es el único espacio seguro del todo en relación con nuestra salud  o vida. La solidaridad en el ámbito presencial se traduce en la distancia de seguridad y el uso de mascarilla. No es aceptable el control digital, algo que sucede en China, porque es una invasión de la intimidad personal.

En este sentido, los países occidentales con la protección de datos y con el derecho a la privacidad están en la buena línea de los derechos humanos. Porque la libertad individual o los derechos individuales son innegociables. Un simple virus ha cambiado el mundo de la noche  a la mañana. Es una lección que ya hemos aprendido. Somos seres contingentes y sujetos al azar y a la casualidad. Y el planeta también, en cierto sentido, es frágil ya que puede sucumbir. Dentro de unos cinco mil millones de años quedará destruido por el Sol.

Por eso hace falta una solidaridad universal, si no queremos vivir escenarios de pesadilla. A nivel político Zizek está convencido de que es necesaria una especie de comunismo o socialismo  que sirva de base a una real justicia social global.

El caso de Estados Unidos con casi 200.000 muertos por coronavirus da una idea de la magnitud de la tragedia humana que está padeciendo por la falta de medidas de protección obligatorias para todo el país. Y el responsable no hace falta citarlo, porque está en la mente de todos.

Las medidas de control y regulación de la gente para evitar los contagios no son arbitrarias y tienen sus límites y son útiles para salvar vidas. Si no se les da importancia el derecho a la vida desaparece yda igual todo.

Desde la perspectiva de Slavoj Zizek «La trampa es que aun cuando la vida acabe regresando a cierta normalidad, no será la misma que la que teníamos antes de la epidemia». Sobre esto tengo mis dudas.  Lo que es indudable, a mi juicio, es que tenemos que repensar sobre nuestra orientación vital con todo lo que esto supone.

No se sabe lo que va a durar esta pandemia aunque se piensa que puede ser un par de años. En todo caso, lo que es evidente es que la vida de cada persona tenga la edad que tenga debe ser cuidada al máximo. Es entendible que Zizek insista en la asistencia incondicional, sin reparar en gastos. Todos tenemos derecho a vivir. No todo vale en este nuevo estado de cosas causado por la pandemia.

Estamos empezando a vivir en un mundo viral, por desgracia. De todos modos, es esencial organizar la vida cotidiana de una manera estable y dotar de significado a lo que se realiza.

  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
    1
    Compartir
Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies