DESDE LA DOBLE A

Vaya con las vallas en Leganés

Vaya, vaya, cuánto listo. Vaya, vaya, cuánto pájaro alrededor de lo concerniente con las vallas publicitarias en Leganés. Abundan las ilegales, y por tanto los piratas. La abundancia de éstas es directamente proporcional a la permisividad del Gobierno de Santiago Llorente. Una suerte de veda abierta para que algunos hagan negocio. Hacer negocio es muy lícito, pero dentro de unos cánones y normas. Pero, a estas últimas delimitaciones no se atienen todos.

Así las cosas, nos encontramos con situaciones irregulares de vallas tanto en suelo público como en privado. Por supuesto, también podríamos detenernos en otro tipo de soportes publicitarios comprendidos dentro del mobiliario urbano y que darían para hablar de igual manera.

Es claro; cuando hay una ilegal, el ayuntamiento deja de recibir dinero. Es decir, es el pueblo, una vez más, quien sale perdiendo. Eso sí, a los ciudadanos no se les pasa ni una con sus impuestos. Aunque parte de esos tributos se hayan destinado a cargo de copiosas mariscadas o cachopadas, uno de los vicios más grandes (con pólvora ajena) de Llorente en esta legislatura.

El cuento es el de siempre y ya harta. La historia es que imperecederamente hay círculos a los que se le permiten hacer y deshacer (mandamiento divino de los cortijeros resabiados), mientras que al humilde vecino se le mantiene a raya. Claro, somos el 99% de los honrados quienes sostenemos los chiringuitos y panderetas de los apolillados. ¿Por qué hay que aguantar la existencia de vallas ilegales? ¿Por qué la permisividad? Desde luego, hay tantos por qué para esta legislatura… Y la amplísima mayoría sin respuesta… Yo ya no espero, en muchas ocasiones, contestación a las dudas periodísticas de la Agencia de Comunicación-Colocación SantiPress’.

Por tanto, no hay una respuesta para el pueblo del crecimiento y mantenimiento desmesurado de piratas. Simplemente sabemos que existen, pero no nos conformamos con eso. Queremos que Leganés nade en la legalidad y no se ahogue en los terrenos oscuros de las investigaciones, reprobaciones o ilegalidades.

Sin embargo, queda el más grotesco todavía. El gobierno de Santiago Llorente ha pagado por vallas publicitarias teniendo 10 gratis al año. ¿Qué nombre le ponemos a eso? Insisto, según el pliego de condiciones, el Ayuntamiento de Leganés tiene derecho a disfrutar de 10 vallas de continuo al año de las de concesión municipal (como esos famosos 14 días de La Cubierta, qué risa). Se han pagado por vallas para información municipal. Eso sí, no hay dinero para teatro de barrio, dice un cada día más consumido (políticamente hablando) edil de Hacienda, pero para gastárnoslo en algo que tenemos gratis sí lo hay. Silencio.

Ahora bien, alcalde, directa y sin tapujos: ¿a quién se han pagado? ¿Por cuánto? Qué menos que poner cara y apellidos al (a la, a los, a las) premiados. ¿Tendremos que iniciar una travesía para sacarlo a la luz o será como el tema comidas en el que no desvelas la identidad de tus misters X (últimamente el PSOE en Leganés prefiere no investigar ni aclarar nada, parece ser que gusta más de la oscuridad que de la luz? Claro que luego dices que con tu querida Visa no invitaste a afiliados de tu partido… Mentira y además, mira por dónde, gorda.

En fin, si hasta las propias vallas aumentaban de tamaño (más allá del permitido legalmente) como por arte de magia. Eso sí, gracias a la (buena) labor periodística tomaron nota de ello desde el Consistorio.

Lo dicho, esperamos conocer la razón de la permisividad pirata y también a quién se le ha pagado por esas vallas y por cuánto. Sin duda, vaya, vaya con las vallas en Leganés.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies