CILUSIONADOS

Alemania, Francia y la Comisión Europea han hecho lo que han podido

Ha vencido Europa y la solidaridad también, pero no los jefes de gobierno de los Estados miembros de la UE, salvo Merkel y Macron. Si la UE funciona es gracias a Francia y Alemania, y a pesar de los demás jefes de gobierno. Que los países del Sur celebren los resultados con pasillos y pleitesía como si tratase de un triunfo olímpico es patético e insultante. Tampoco los países del Norte han triunfado, pues sería el triunfo de la insolidaridad. Y tampoco debemos estar orgullosos de que a los países del grupoVisegrad (Polonia, Hungría, Chequia y Eslovaquia)no se les haya exigido condicionar las ayudas al respecto de los derechos humanos. La lesión de algunos de estos países a los derechos humanos es una herida sangrante que tiene la UE,

La reunión maratoniana del último Consejo europeo nos ha enseñado muchas cosas: la primera, sin duda, es que el método de trabajo que sigue el Consejo Europeo es absurdo e impropio del siglo XXI. En ninguna empresa se impone tomar las decisiones por unanimidad. Esto significa que todos tienen que ponerse de acuerdo en lo que pide el último. Y si éste último se empeña, los demás tienen que ceder. En este caso, el último ha sido el presidente holandés Rutte. El voto a la unanimidad es en el fondo el reconocimiento al derecho de veto. Es lo más antidemocrático que existe, además de ser anacrónico.  Nada han podido hacer ni Francia ni Alemania por mover de su postura a Rutte, que, en realidad, prescindiendo del hecho histórico que significa esta reunión del Consejo Europeo, es el único ganador, aunque esta victoria pueda ser para él una victoria pírrica.No es que hayan vencido unos y perdido otros. Es que ha habido un político que se ha enrocado y ha puesto su veto. “O se hace lo que yo digo, o se rompe la baraja”. Menos mal que el Parlamento Europeo no necesita pronunciarse por unanimidad, pues, si así fuera, las ayudas nunca llegarían al Sur.

Por tanto, que estas jornadas de trabajo no las exhiban los jefes de gobierno como muestra de su esfuerzo por el bien de los ciudadanos, sino como señal de lo anticuados que están. Si las decisiones las hubieran tomado por mayoría, aunque fuera por mayoría cualificada, la reunión no hubiera durado más de 5 horas. Esurgente modificar los tratados para suprimir la unanimidad y acabar con la parálisis de la UE.

La segunda lección es que Europa existe y que la solidaridad es una realidad y está viva en la UE. Puede que esta solidaridad no sea todo lo desinteresada que debiera y que se ha visto lastrada con muchos reembolsos a los países ricos, cuando creíamos que esto era algo exclusivo de Gran Bretaña, pero es una solidaridad de muchos quilates.

Tercera lección: al aceptar una deuda común de la que responde toda la UE, se ha dado un paso muy grande hacia la integración europea. Se acepta cierta responsabilidad de todos los Estados frente a las deudas delos otros. Ojalá que el siguiente paso sea la armonización fiscal y la abolición de todos los paraísos fiscales dentro de la UE

Cuarta lección: esta vale para los españoles, aunque quizás también para los italianos y los portugueses. Las reformas estructurales que hubiéramos debido llevar a cabo hace ya muchos años, ahora las vamos a tener que hacer a la fuerza ¿En qué van a consistir estas reformas?, Eso va a depender de nosotros. Es la hora de la realidad. Que nos exijan reformas estructurales y que nos controlenno nos debe extrañar. ¿Acaso no controla el gobierno los gastos de las autonomías? Es el momento de mostrar ·” lo sociales” que son nuestros políticos y nuestros gobiernos. Recortar, habrá que recortar a la fuerza. O el gobierno recorta profundamente en puestos políticos inútiles otendrá que recortar en gastos sociales: pensiones, sueldos, enseñanza, sanidad etc.  El 99% de los españoles tenemos muy claro que lo primero que se tiene que hacer es reducir drásticamenteel número de políticos y de “enchufados”. Cuanto más se recorte en puestos políticos inútiles, menos necesario será el recorte en ayudas sociales. Es hora de mostrar la verdadera política de izquierdas. Europa nos obligar a recortar y a reformar, pero no creo que nos diga que sea en gastos sociales donde debemos recortar.

Europa ha triunfado, ha triunfado la solidaridad, han triunfado los ciudadanos europeos, pero… ahora nos toca a nosotros no frustrar la confianza que han depositado en el Sur.

Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies