FUENLABRADA

El BOE publica la lista de españoles muertos en los campos de concentración nazi de Mathausen-Gusen

Víctimas de Getafe, Leganés, Fuenlabrada, Parla, Pinto o Móstoles. El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado 9 de agosto la lista de 4.427 españoles muertos en los campos de concentración nazis de Mathausen-Gusen entre 1940 y 1945. De la relación  pueden entresacar los nombres de vecinos de la zona sur madrileña. En concreto, aparecen dos nacidos en Getafe, uno en Parla, uno en Pinto, uno en Leganés, dos en Fuenlabrada y dos en Móstoles. Entre las 4.427 víctimas del total nacional de estos campos de concentración [una cifra que se considera no defiitiva]solo había 8 mujeres.

Los nombres de los municipios de la zona sur que aparecen en la aciaga lixa son los siguientes. Getafe: Cecilio López Galeote [†18-12-1941] y Antonio Ramírez del Campo [†25-10-1942]; Parla: Ángel Ramírez Pantoja [†31-12-1941]; Pinto: Hilario García Rodríguez [†25-10-1941]; Leganés: Gregorio Pérez Maroto [†24-6-1942]; Fuenlabrada: Félix Campos [†?] y Tomás González Hurtado [†1-1-1942]; y Móstoles: Gabriel Lorente Campallo [†17-1-1942] y Teodoro Gómez Martín [†27-7-1941].

La mayoría de la víctimas españolas eran republicanos que cruzaron la frontera con Francia y se integraron en el ejército galo o en grupos de la resistencia. Tras la caída de Francia y la instauración del régimen del general Pétain, los prisioneros españoles fueron trasladados a campos de trabajo de Austria a instancias del régimen de Franco.

Mathausen-Gusen fueron un grupo de campos de concentración nazis situados en torno a la empresa y cantera de la población de Mauthausen en Austria, aproximadamente a 20 km de la ciudad de Linz; utilizaron a los prisioneros como esclavos ara la extracción de granito. Inicialmente había un solo campo en Mauthausen, pero con el tiempo se expandió hasta convertirse en uno de los complejos de campos de concentración más grandes de la zona nazi. ? Aparte de los cuatro subcampos principales en Mauthausen y la cercana Gusen, hubo más de 50 subcampos, localizados por toda Austria y el sur de Alemania. La mayoría de las cifras estiman entre 122.000 y 320.000 el número de víctimas.

Los datos de lista publicada por el BOE han estado años arrinconados en la sede del Registro Civil Central de Madrid. Muestran los nombre, apellidos, lugares de nacimiento y fechas de defunción de la mayoría de españoles republicanos que huyeron a Francia para seguir luchando contra el fascimo.

El periódico El Socialista sacó un artículo en su número del 15 de junio de 1945 que recogía los relatos de los supervivientes socialistas que llegaron a Francia sobre lo que habían vivido y padecido en el Campo de Gusen. Los sufrimientos que las víctimas padecían en Gusen tenía que ver con los castigos colectivos que conducían inevitablemente a la muerte. Los condenados eran conducidos a un lugar que los presos bautizaron con el nombre de “piscina de la muerte”.

Los supervivientes españoles relataron al periódico socialista en el exilio que el trato inhumano aumentó considerablemente después de la visita del ‘cuñadísimo’ de Franco y ministro, Serrano Suñer a Berlín en septiembre de 1940. Las víctimas no solo tuvieron que soportar las torturas sino también el regodeo y la sorna de sus guardianes por la preocupación del gobierno español por ellos.

Mauthausen y Gusen I, fueron los dos únicos campos etiquetados como campos de Grado III, lo que significaba que eran los más duros, destinados a los Enemigos Políticos Incorregibles del Reich. 1 utilizándose principalmente para el exterminio de la intelligentsia, gente ilustrada y miembros de las clases sociales altas de países subyugados. Los prisioneros tomados sobre todo en Dunkerque en 1940 fueron enviados a Gusen y rápidamente los emplearon en una auténtica ciudad subterránea dedicada a la fabricación de material de guerra. La mayor parte enfermó en los primeros meses debido al agotamiento y la mala alimentación.

La lista publicada ha sido coordinada por un grupo de historiadores, dirigidos por el profesor Gutmaro Gómez Bravo de la Universidad Complutense, aunque se advierte que puede haber apellidos o lugares de origen erróneos, ya que muchos prisioneros tenían miedo a posibles represalias contra sus seres queridos. El objetivo, además de reconocer a estas personas, es que los familiares y descendientes de las víctimas puedan cotejar por sí mismos los datos disponibles.

Algunos Ayuntamientos como el de Getafe, diez días después de conocerse la relación de nombres, y retumbar los ecos en las redes sociales, anunció que propondrá al Pleno del Ayuntamiento, realizar un reconocimiento a los dos vecinos. Ciempozuelos y Fuenlabrada, con la ‘instalación’ Ladrillos de la memoria, también han anunciado acciones de homenaje y recuerdo.

Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies