EDUCACIÓN

El CEIP Miguel de Cervantes de Getafe presenta un recurso de alzada a la Comunidad por la construcción por fases

► Llevan cuatro años conviviendo entre obras, “y lo que nos queda”
► Desde septiembre a esta parte los avances han sido nulos
► Los partidos políticos del municipio, salvo PP y Cs, firmaron un manifiesto de apoyo

La situación en el CEIP Miguel de Cervantes del Barrio de Los Molinos de Getafe no mejora. Se trata de un centro sometido ‘a la moda’ de la construcción por fases. Nuevocronica.es, a principios de curso, se desplazó al lugar para conocer la situación de primera mano. El AMPA llevaba ya casi cuatro años peleando por la finalización de unos trabajos, que entorpecen la calidad de la enseñanza y comodidad personal en el centro a los estudiantes, profesores y personal no docente, y por un colegio completo. Por entonces, para pintar el estado de la situación, recurríamos al cantar de Elisa Serna donde dejaba bien claro la necesidad de escuelas en condiciones para evitar “caer el porvenir”. Hoy, con el segundo trimestre ya empezado, sigue estancada. Los padres y madres, también siguen iguales. Impenitentes hasta conseguir su objetivo en pos de sus hijos. Han presentado un recurso de alzada a la Comunidad y han invitado a firmar para mostrar su apoyo a los grupos políticos locales. PP y Cs han declinado.

Los ‘quijotes’ de Los Molinos siguen con su particular singladura. Aquella que los lleve a ver un centro terminado. De ese lado, las noticias son pocas. Se puede resumir en la masificación, falta de espacios, reconversión de éstos, carencia de comedor o gimnasio…, según aclara el AMPA a este periódico. Así las cosas, y habiendo dado buena cuenta de la situación a la Comunidad de Madrid, continúan en la brega. En este punto, cabe recordar que, en junio de 2018, el AMPA denunció a la Consejería de Educación por la vía administrativa. La motivación se hallaba en el incumplimiento del RD 132/2010, que marca los requisitos mínimos de los centros. Se trata de una decisión pionera y que sembró un precedente para otros tantos centros, tanto locales como regionales, que se encuentran igualmente en la construcción por fases.

Era el momento de dar otro paso más, es la síntesis que arroja Miguel Ángel Lucas, integrante de la Comisión de Obras del centro, quien ha hablado para nuevocronica.es. Así brotó la idea de convocar junto a la Plataforma por la Escuela Pública, frente al colegio, a partidos políticos del municipio, a familias de los centros públicos y al ciudadano de Getafe en general. Ahora el objetivo era poder reunirse in situ con agentes de los tres grupos anteriormente citados y “mostrarles de primera mano el estado de las obras en nuestro colegio. Y después se leyó un manifiesto para remarcar la meta que nos hemos propuesto, que no es otra que el apoyo a la reclamación judicial que las familias del hemos emprendido contra la Administración Educativa”, explica Lucas.

El AMPA del Miguel de Cervantes firma el manifiesto con representantes de Podemos, PSOE e Impulsa Getafe

 

El AMPA y los partidos de izquierda

Una vez que los políticos habían hecho acto de presencia en la convocatoria, por parte del AMPA, se les explicó que han presentado un recurso de alzada, que es el paso siguiente a la denuncia más arriba mencionada del final de curso de 2018. “Se ha firmado un apoyo a dicha reclamación de todos las organizaciones políticas de Getafe, excepto PP, por razones obvias, y Ciudadanos que, aunque nos había manifestado su apoyo en reuniones anteriores, ha desestimado firmarlo por estar en desacuerdo con algunas partes contenidas en el texto, entre ellas el rechazo a la construcción por fases y que tanto daño nos hace”, señala Lucas.

El cansancio “ante tanto incumplimiento” les hace mella. No quieren pensar, resignarse a pensar, que sus hijos acabarán su etapa escolar sin ver un centro sin obras. Sin embargo, como la realidad es tozuda, más allá de paneo general del principio, Lucas realiza para nuevocronica.es una detallada radiografía de última hora. “A día de hoy, seguimos sin comedor, en construcción desde marzo de 2017, así que a nuestros hijos no les queda otra que organizarse para comer por turnos a las 14:00 y 15:00 horas en la sala de usos múltiples. El gimnasio, que también se encuentra en construcción desde marzo de 2017, se le sigue esperando. Además, a febrero de 2019, podemos decir que no contamos con una biblioteca, ni una aula de informática. Es que hasta el profesorado carece de una sala en que poder reunirse. Vamos, que sólo tenemos obras, polvo y ruido conviviendo muy de cerca con nuestros hijos e hijas. Puedo decir que están a menos de dos metros de la obra y las vayas ya han ocasionado varios arañazos a los alumnos”. Y todavía hay algo más. Haciendo memoria de la primera toma de contacto de este periódico para con la particular lucha cervantina que tiene en este centro, Miguel Ángel Lucas hace un último apunte en su diagnóstico tirando de memoria, “precisamente desde septiembre continuamos a la espera del aulario que falta y que debería haber estado listo y entregado a inicios del presente curso”.

El apunte

Según pudo saber este medio, por cauces ajenos al institucional, la empresa constructora, UNCISA, se encontraba a las puertas de un en concurso de acreedores. Precisamente, algo se olían desde el AMPA cuando Lucas afirmaba, no sin extrañeza, que “era raro ver a tan sólo dos obreros por la parcela”. ¿Parálisis? En todo caso, el no avance-suficiente-está claro.

Una nueva visita ha servido para constatar y contar que la cosa sigue igual, pero los meses pasan. Las interpretaciones son de cada cual. Los hechos son que los niños de este (y tantos otros) centro llevan conviviendo casi cuatro años con obras. ¿Es la calidad, en pleno siglo XXI, que se le presupone a la enseñanza en España? La respuesta al interrogante se salda con un rotundo no. La fórmula, si algo ha dejado claro, es que parecerse dilatarse sine die.

“Es que estamos totalmente hartos ya de estos años con nuestros entre obras. Y lo que nos queda. Insistimos, los padres y madres, en que este modelo de construcción por fases de la Comunidad de Madrid es nefasto y el colegio Miguel de Cervantes de Getafe es un claro ejemplo”

Ojalá si hay una tercera visita para dar seguimiento y posterior cuenta de esta historia sea la que narre, en su justo cariz de definitiva, una finalización del centro. Pero, si no es así, ¿qué? “De momento, vamos a ver qué ocurre con la presentación del recurso de alzada que hemos hecho ante el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Y, tras eso, dependiendo de su respuesta, el siguiente paso será acudir a los tribunales por la vía de lo contencioso-administrativo”, zanja Lucas.

 

  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares
Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies