GETAFE

El Gobierno de Sara Hernández da ‘marcha atrás’ con la parcela cedida para una iglesia en El Bercial

bercial--3
El ‘afaire’ sobre la parcela destinada a una iglesia en El Bercial es el segundo tropiezo seguido de Sara Hernández en su política de falta de transparencia, ‘agosticidad y premeditación’, de este verano con los vecinos. Desde el día 1 de agosto, el gobierno local ha faenado sigilosamente sacar adelante  oscuras e ilegales operaciones.

Primero fue la publicación el BOCM de la solicitud de licencia de construcción y funcionamiento de una gasolinera en el Barrio de Buenavista en una parcela adosada a un edificio de viviendas. El motín vecinal ha llevado a la alcaldesa y a su edil de ‘sostenibilidad’ a contar el cuento aquel de «yo no sabía [donde estaba ubicada], es culpa del PP, no se puede hacer nada pero el PSOE hará alegaciones [como si estuvieran en la oposición], modificaremos el PGOU para proteger a los vecinos [en dos o tres años] y bla, bla, bla…».

Y la segunda ‘metedura de pata’ con los vecinos, claro, ha sido la polémica sobre la parcela del Bercial que el Ayuntamiento el Ayuntamiento de Getafe cedió a la Iglesia en agosto de 2006 [cuando gobernaba Pedro Castro y Sara Hernández era la ‘jefa de alcaldía’].

La parcela en cuestión, de 1.114 metros, está situada en la Avenida de Allende y era parte de una mayor que se segregó en dos tras la aprobación del Proyecto de Compensación de El Bercial; una que se cedió a la Iglesia Católica para la erección de un templo y otra, a la Comunidad de Madrid, para la implantación de un centro de salud. El acuerdo de la Junta de Gobierno de 2006 establecía un plazo de cinco años para la ejecución de las obras.

El caso es que entre la crisis económica y la ausencia de necesidad de hacer otro templo [hay uno a ochocientos metros, en la zona vieja del Bercial], el expendiente empezó a amarillear en los cajones de la Diócesis de Getafe. No había prisa; no había motivo para pensar que se marcharía Pedro Castro y que la política cambiaría tanto como para que el Consistorio se replantease las condiciones de la cesión. Finalmente el plazo venció coincidiendo con las primera semanas del gobierno de Juan Soler [agosto de 2011]. Parece claro que la ejecución de las obras de la parroquia se tenían que haber desarrollado durante el último mandato de Pedro Castro cuando Sara Hernández ejercía como primera teniente de Alcalde. Nada nuevo que no le suene aunque quizás no recuerde con exactitud para ‘quitarse el muerto’.

Probablemente, el gobierno de Juan Soler no se habría enterado [ni nadie] de la movida si no es por que, al mes de vencer el plazo, en septiembre de 2011, el presidente de la Asociación de Vecinos Anuber, Roberto Benítez, [excargo de confianza de Castro, candidato en las primarias de Ahora Getafe, editor del www.elbercial.com y ‘mosca cojonera’ de la política local] no hubiera reclamado la reversión de la parcela para destinarla a usos sociales y culturales.

El gobierno del PP se hizo el loco, como si no fuera con ellos. Lo que Pedro ha dado a Dios, que no lo quite el hombre. No estaría bien visto que el PP le hiciera esa ‘pirula’ a la Diócesis. Y, además, para qué; si no había suficiente dinero para todos los equipamientos necesarios en los nuevos barrios de Bercial, Los Molinos y Buenavista. Ni lo hay.

Y así, paradójicamente, tras ganar las elecciones el PP, resultó elegida alcaldesa Sara Hernández con el apoyo de Ahora Getafe. Ahora, tampoco había prisa por arreglar jurídicamente la situación registral de la parcela y de otras similares cedidas a distintas instituciones.

En septiembre del año pasado, apenas unos meses con el nuevo Gobierno municipal aupado por ellos mismos, el grupo Ahora Getafe presentó una moción para la reversión de la parcela al patrimonio municipal. La moción se aprobó con los votos de Ahora Podemos, IU y Ciudadanos. Parecía medianamente claro [legalmente hablando]; sin embargo, el PSOE y el PP se abstuvieron. La alcaldesa había dicho que «la cesión continuaría en vigor porque la Diócesis sí realizó los trámites necesarios en el Consistorio para conseguir la licencia en el inicio de obras». Ambiguo, pero a fuerza de ser repetido por el coro mediático parecía zanjado el asunto.

Pero no. En mayo de este año empezaron las presiones de las asociacioens vecinales de esos barrios para evitar la construcción de las parroquias motivados por la falta de equipamientos y criticando las cesiones a la Iglesia Católica.

Finalmente,  el miércoles 10 de agosto el gobierno de Sara Hernández concedía la licencia de obras al Obispado intentando consumar la cesión también con ‘agosticidad’. Uno de los sacerdotes de la Diócesis anunciaba en una reciente homilía que la nueva parroquia en El Bercial sería una realidad [mal profeta]. El movimiento de tierras, quitando rastrojos, no sabemos si para empezar las obras o para disimular un tiempo hasta que se calmasen los ánimos, empezó hace una semana.

Las presiones de Ahora Getafe a finales de agosto  y la amenaza de otra ‘rebelión’ vecinal han conseguido que el Gobierno Local dé marcha atrás a pesar de la concesión de la Licencia. Quizás, por debajo, estaba el temor a la querella por prevaricación clara y manifiesta. Ahora Getafe retaba a la Alcaldesa y a todas las partes implicada, incluida la Diócesis, a un debate sobre la necesidad de otro centro de culto. Y, de lo contrario, Ahora Getafe anunciaba la decisión de «dar la palabra a la ciudadanía en la defensa la participación de los habitantes del barrio en la gestión, construcción y desarrollo de los espacios en que vive». Y eso es lo que le hace temblar las piernas a la Alcaldesa; que los vecinos vean que su idea de la participación ciudadana es realmente mentira,  puro postureo para un fotógrafo municipal  y un o una periodista ‘amiguete’ que le escriba el cuento a los vecinos; no se trata de una verdadera creencia o  un supuesto pilar ideológico. ¿Desde cuando el PSOE es un partido asambleario?

El hecho es que no sabía como anunciar este nuevo batacazo; pero lo ha hecho. La Alcaldesa ha anunciado que «ha sido consciente de la petición vecinal, pero también del cumplimiento de la ley, y por consejo de la Asesoría Jurídica, se ha tomado la decisión de revertir la propiedad de la plarcela, se ha adoptado el acuerdo formal y se ha comunicado al Obispado». ¿Y, entonces, porqué concedió la Licencia de Obras el 10 de agosto? El Obispado no ha puesto ninguna resistencia. En realidad da la sensación de que no quería hacer erigir esa iglesia. El Ayuntamiento solo tendrá que devolver las tasas. Y para rematar el problema jurídico, que no es moco de pavo sin un duro, es que habrá que retrotraer todas las cesiones urbanísticas para equipamientos del Barrio del Bercial.

Sin embargo, como la Alcaldesa no tiene culpa de nada, —de hecho es de las pocas personas que han nacido sin el pecado original—, tras dar todo tipo de excusas para su particular ‘coitus interruptus’ urbanístico y religioso, amenazó al PP [no esperaban menos] asegurando que «aprovecharemos la ocasión para analizar posibles responsabilidades penales y jurídicas del anterior equipo de Gobierno porque se dio la correspondiente licencia sin que se hubieran cumplido los requisitos». Increíble: ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, hablando en términos bíblicos; pensamos.

El PP, por su parte, ha dicho que «si tan urgente era la reversión, el PSOE de Sara Hernández ha tenido 15 meses en los que no ha hecho absolutamente nada para recuperar la citada parcela». Ahí duele. Y van más allá, tras pedir a la Alcaldesa que «aclare si le ha quitado los terrenos a la Diócesis Católica para dársela ahora a la confesión musulmana con el fin de construir una mezquita», una idea que siempre ha rondado entre los sectores más anticlericales del municipio solo por ‘machacar’ al barrio que nació como iniciativa privada con el consenso de propietarios de suelo, cooperativas y promotores.

 

parcela

Parcela de El Bercial cedida al Inserso para la Escuela Nacional de Servicios Sociales

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Paula

    9 Septiembre, 2016 at 15:25

    A ver si también dan marcha atrás la iglesia de Los Molinos! Es indignante que sin centro de salud, con multipistas sin acabar, una nueva escuela de infantil que se inaugura este septiembre y ya es pequeña, y encima una iglesia a menos de 100 metros del Mercadona, se replanteen gastar el dinero público de todos (católicos y no católicos) en otra iglesia!

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies