DIARIO DE UN JUBILADO

España, todavía, no ha dejado de ser Católica

catolica

Los alcaldes del PSOE de nuestros pueblos en vez de jurar su cargo ante un crucifijo, prometen, pero después van a todas las procesiones.

♦ Cuando Manuel Azaña proclamó que España había dejado de ser católica, muchos españoles se escandalizaron y se rasgaron las vestiduras. España, para ellos, estaba gobernada por el mismísimo Diablo. Pero no era verdad, porque lo que realmente quiso decir Manuel Azaña, era que en España quien mandaba eran los españoles y no la Santa Madre Iglesia Católica. El presiden-te de la República nunca estuvo en contra del cristianismo sino a favor, decididamente a favor, de los españoles. Ser español, para él, no era lo mismo que ser católico, eso era algo que podía tener sentido en el siglo XVI pero nunca, lo diga Franco o el cardenal Rouco Varela aplaudido por el otro cardenal arzobis-po de Valencia, en estos momentos en activo, Antonio Cañizares. Si Felipe II era católico todos sus súbditos estaban obligados a serlo también y si eras jud-ío o musulmán o te bautizabas o te ibas al exilio. No bastaba con aparentar ser católico en público, si te pillaban en tu casa celebrando la pascua judía o prac-ticando el ramadán, terminabas quemado en la hoguera de la plaza mayor de tu ciudad. No era como para tomárselo a broma. Hoy, menos mal, no te que-man en la hoguera, simplemente, las autoridades civiles y militares, si pueden, no te tienen en cuenta. España sociológicamente no ha dejado de ser católica y por eso los alcaldes del PP y de PSOE, en su mayoría, siguen presidiendo las procesiones y las misas de las fiestas patronales de sus ciudades y pueblos. Incluso aquellos que el día de su toma de posesión del cargo en vez jurar poniendo a Dios por testigo, prometieron hacer cumplir la Constitución y algunas cosas más a pesar de que la Constitución consagra la separación de la Iglesia del Estado. Aun así, esto, no hay manera de metérselo en la cabeza a los ediles de multitud de pueblos y ciudades de nuestro país. En El Barco de Ávila, los concejales de PP juraron el pasado mes de mayo su cargo con un crucifijo colocado encima de una mesa junto al texto de la Constitución; cuando le tocaba a uno de los concejales de PSOE, lo primero que hacía era quitar de por medio al Cristo. Durante toda la ceremonia la imagen de crucificado estuvo de un lado para otro como lo más natural del mundo. No hubiera hecho falta el trasiego a que fue sometido, dado el valor cultural de carácter universal por el encima del estrictamente religioso del Jesús crucificado. Cuatro meses más tarde, la alcaldesa socialista, vestida de negro riguroso, acudía sin más a presidir como autoridad municipal el traslado del Cristo del Caño a través del viejo puente sobre el río Tormes.Menos mal que ni Ada Colao ni Manuela Carmela han decidido acudir a las misas de la Merced ni tampoco a la de la Paloma. Una pequeña luz ha comenzado iluminar la oscuridad que reina sobre nosotros en este país que ni es de Dios ni tampoco del Diablo. Este país, como quería Manuel Azaña, es de todos los españoles.

Exactamente, esto fue lo dijo Manuel Azaña: “Para afirmar que España ha de-jado de ser católica tenemos las mismas razones, quiero decir de la misma índole, que para afirmar que España era católica en los siglos XVI y XVII. Sería una disputa vana ponernos a examinar ahora qué debe España al catolicismo, que suele ser el tema favorito de los historiadores apologistas: yo creo más bien que es el catolicismo quien debe a España, porque una religión no vive en los textos escritos de los Concilios o en los infolios de sus teólogos, sino en el espíritu y en las obras de los pueblos que la abrazan, y el genio español se derramó por los ámbitos morales del catolicismo, como su genio político se derramó por el mundo en las empresas que todos conocemos”.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies