GETAFE

La Virgen [de los Ángeles] se va a enfadar… ¡hermanos!

 

 

► La Congregación de la Virgen de los Ángeles elige a su Hermano Mayor dividida en dos sectores irreconciliables

Cándido Maroto López ha sido elegido Hermano Mayor de la Real e Ilustre Congregación de la Virgen de los Ángeles durante la celebración de la Junta General Ordinaria y Extraordinaria celebrada el pasado domingo en una sesión maratoniana que transcurrió desde las 10 de la mañana hasta pasadas las cinco de la tarde y a la que asistieron, según los puntos, entre 180 y 220 congregantes. Más que de congregación, deberíamos hablar de una auténtica ‘disgregación’. El conflicto que mantienen los dos bandos enfrentados, «por cuestiones personales», en el seno de la asociación religiosa ha desembocado tras la elección del Hermano Mayor en la dimisión de seis de los doce miembros de la Junta Directiva. Según ha podido saber este medio, la votación para  la elección del Hermano Mayor y del resto de los miembros de la Junta de Gobierno se pospuso hasta bien entrada la tarde. En una votación que da cuenta de la división existente, el candidato de los ‘críticos’, Cándido Maroto López se impuso al candidato ‘oficialista’, Francisco Martín Pedraza, por solo seis votos, quizás —como en los partidos de la NBA, un 112-106.

La Junta General estuvo plagada de incidentes entre los que caben destacar los insultos entre miembros de la Junta de Gobierno y de algunas camareras de la Virgen, con graves acusaciones sobre la vida personal y en el momento más espeso de la reunión, la amenaza de pelea como en el patio de un colegio y los manotazos entre ‘hermanos’. La presencia de un sacerdote en representación del obispado no fue obstáculo para escenificar el [poco cristiano] lamentable espectáculo. Algunos congregantes nos han confirmado que fue «realmente una vergüenza». Javier asegura que «pude ser testigo de todo cuanto ocurrió y solo puedo sentir pena y lástima. Seguro que esa gente que insultaba y daba voces luego va a misa y comulga; o peor aún, ni son católicos y solo fueron a eso, a reventar la Junta. No conozco al Sr. Maroto, pero yo no estaría satisfecho por haber salido elegido con esos medios».

La Junta se desarrolló sin tratar la mayoría de los temas del orden del día. Ni siquiera se aprobó el acta de la Junta General anterior. El barullo se montó en el punto que iba a tratar las cuentas. Ni siquiera se leyeron. Se lanzaron graves acusaciones sobre presuntas anomalías o irregularidades en la gestión económica de la Junta de Gobierno. Se llegó a proponer una auditoría,  aunque, según los testigos consultados, no se sabe si se aprobó o no. La cuestión sobre el destino de los fondos de la entidad se ha pospuesto a una próxima Junta General que tendrá lugar el día 23 de abril. Al igual que la elección de los seis miembros de la Junta de Gobierno dimitidos. Sin embargo, lo más probable, es que el tema se deje en los cajones de la calle Norte y no vuelva a salir a debate. El objetivo de tomar el poder de la entidad está conseguido, aunque sea con las malas artes de la política mundana. Y tampoco permitiría el obispado que el asunto se desmadre y la actual Junta de Gobierno siga por la misma linde que si aún estuviera en la oposición. Ahora, por fin, son parte de la casta religiosa.

Entre los temas pendientes de abordar por la nueva Junta de Gobierno destaca el estado de la restauración de la imagen de la Virgen que se está llevando a cabo, la celebración del bicentenario de la entidad [en noviembre] y la adaptación a la Ley de Protección de Datos.

Este periódico ha intentado contactar con el nuevo Hermano Mayor aunque hasta el momento de manera infructuosa. En sus primeras declaraciones, —efectuada a través de su perfil de facebook—, Cándido Maroto confirmaba su elección y daba las gracias «a todos, amigas y amigos que han confiado en mi elección».

Tras la dimisión del anterior Hermano Mayor, Fernando Parejo, La Junta General se celebraba tras semanas de tensión entre el sector afín a la Junta de Gobierno, llamémosle ‘oficialista’ [descabezado y con algunos ‘topos’], y el sector ‘crítico’ encabezado, precisamente por los embozados o ‘tapados’. Este último había solicitado una Junta General Extraordinaria que se incluyó, por error, como un punto más del orden del día.

El sector crítico —hasta ahora—, intentó celebrar una ‘sasamblea’ previa como forma de presión y de preparación política de la Junta. Sin embargo, el obispado, reticente a cualquier escándalo llamó al orden a los sectores enfrentados y recordó que la entidad se rige, además de por las leyes civiles que regulan el asociacionismo civil, por el derecho canónico. El obispo mandó a parar. Y todo quedó pendiente hasta la Junta General. Los críticos se armaron de consignas, de acusaciones y acudieron a abogados externos para atacar con los [presuntos] pecados de la Junta de Gobierno, incumpliendo así —una ley interna— que obliga al silencio sobre los temas internos de la Congregación. Era como si el obispo dijera misa. Ninguna de las advertencia del estamento eclesiástico valió para nada. Las ‘viejas’ congregaciones se renuevan con la ‘nueva política’. Parece que los ‘indignados’ han llegado a las puertas de la Catedral. ¿Podemos o no? Adelante con la procesión.

Sin embargo, la celebración de la Asamblea no necesitó llegar al punto de la Junta Extraordinaria dado que el sector crítico con la ‘anterior casta’ se hacía con la victoria y pasaba a ocupar el puesto de ‘oficialista’ y, por tanto, a ostentar el poder. De esta manera el conflicto entre los ‘hermanos’ supone, a día de hoy, que la entidad dispone de la figura más representativa de la Congregación y la mitad de su Junta de Gobierno. Y  no pasa nada; la entidad puede seguir funcionando aunque algunos miembros piensan que los que han entrado no tienen [ni idea] ninguna experiencia, ni conocen el funcionamiento de la Congregación y sus distintas acciones programadas, siendo la bajada de la imagen desde el Cerro hasta la Catedral la más importante y la que mayor repercusión pública tiene. Un galimatías, a los ojos del profano, más cerca del politiqueo que de una congregación y un enfrentamiento personal que no aciertan a entender en el obispado ni, por supuesto, la Virgen de los Ángeles.

Martín, otro de los congregantes que ha vertido su opinión, asegura que «se nota que la Iglesia y los sacerdotes tienen poco o nada que ver. Lo dejaron claro cuando en una de las intervenciones del Asistente Eclesiástico solo faltó que algunos le mandaran callar porque no dijo lo que querían oír. Desde el momento uno quedó claro que esto no es una Congregación Católica, sino la ‘Peña La Paca‘. Se ciñeron a la ley de asociaciones en vez del derecho canónico como marcan las disposiciones de los estatutos y corresponde. Pero como digo, el domingo estuvimos en la asamblea de una peña o un club social más que en una hermandad católica».

La Congregación

La Real e Ilustre Congregación de la Virgen de los Ángeles es una entidad de carácter religioso, que se rige como todas las asociaciones civiles por la ley, aunque está sujeta por su condición y estatutos al derecho canónico. Podría, como en el caso de los partidos políticos, ser ‘intervenida’ por la autoridad eclesiástica, incluso rechazar al nuevo Hermano Mayor y nombrar ‘una gestora’, aunque no parece que vaya a ser el caso extremo aunque no sería la primera vez  que sucede tal cosa en España. El nuevo Hermano Mayor ha de ser ratificado por el Obispo. No parece, a pesar del desarrollo de los acontecimientos,  que la cosa esté  para más conflictos.

La Congregación es la entidad con un mayor número de ‘afiliados’, en este caso congregantes o hermanos, de Getafe.  Según los datos de los que dispone este periódico son más de 9.000 personas los que conforman esta bicentenaria  y ‘mastodóntica’ institución getafeña.

El presupuesto anual [2017/2018] está en torno a los 132.000 euros que se recaudan de la cuotas que aportan los congregantes [10 euros/año], las donaciones especiales y los 18.000 euros que concede el Ayuntamiento como subvención.

  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares
  • 3
  •  
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Charlywan Garcia

    12 abril, 2017 at 12:51

    Haya paz hermanos…
    ¡Según como comamos!

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies