DESDE LA DOBLE A

Le-perdemos

La crisis interna que sufre, en los últimos tiempos, la marca blanca de Podemos en Leganés (Leganemos) es consabida en el municipio. Hace unos días, uno de sus principales puntales y número tres, Adrián Sánchez, renunciaba a su acta de concejal. Una persona joven, con conocimientos y unos de los mejores oradores, con diferencia, de la cámara plenaria. No es la primera dimisión en este grupo municipal. Unas fechas antes se marchaba Javier Blanco. Desde entonces, la marca blanca de Podemos en Leganés ha entrado en un profundo estado de descomposición. Se ve desde fuera, pero también lo reconocen desde dentro. Y es que es imposible ocultarlo. Una de las escenas más clarificadoras de la desunión es aquella en la que la secretaria de Podemos en Leganés, Mercedes Condés, expresó sus críticas en plena rueda de prensa sobre los órganos de organización. Algo que, más allá del contenido, no sentó bien desde las formas a otros compañeros quienes se levantaron y la dejaron sola. Así se pintaba el óleo del divorcio entre Leganemos y Podemos Leganés.

El debate interno, la pluralidad o diversidad de opiniones es algo enriquecedor y propio de la izquierda. Pero, cuando no se usa bien puede llegar a ser autodestructivo como es el caso. Ningún partido está yendo a por Leganemos ni lo está fagocitando. Él mismo se está disolviendo cual azucarillo. El propio Adrián Sánchez, en declaraciones a este periódico, cifraba sin tapujos las causas de su marcha. El sectarismo, no atender a los verdaderos problemas de la gente y tropezar con las mismas piedras desde los bloques del cambio. En ese sentido, y como conversaba yo con él, esas mismas causas han pasado una factura similar a nivel nacional en las últimas elecciones.

La crisis es innegable. Ahora bien, esto supone una nueva oportunidad. Hay dos caminos para este partido. Ganar a la crisis o perderla. Rearmarse y seguir aportando, desde su posición, al municipio o terminar por diluirse por completo. Su líder, Fran Muñoz, quien lamentaba esta renuncia, sigue aguantando las embestidas internas. La salida de Adrián Sánchez no sólo es una gran ausencia para su grupo sino una notable pérdida política para el Pleno. Pero, hay que sacar una valiosa lección. Aquella que tiene por mantra que los valores no se negocian. Tenemos un país cuya clase política tiene verdadero reparo y alergia a las dimisiones. El mensaje que se lanza es la comodidad que supone el confort del cargo y sillón mientras caen los euros en la hucha. Por tanto, con más fuerza que una lapa en una roca de mar se agarran a él.

Adrián ha priorizado sus convicciones por encima de cualquier situación y eso le honra. Con la que está cayendo, muchos piensan que tres años más con el sueldo de concejal (con sus donaciones o sin ellas), aunque haya que aguantar diferencias y disputas internas, merece la pena. Él ha demostrado que hay líneas que no se traspasan. Simplemente por eso, el calado del político que se va evidencia grandeza. Es una pena, y en su organización lo saben, que salgan por la puerta de atrás los buenos toda vez que los mediocres permanecen. Uno de los últimos servicios de Adrián, como concejal, que hizo a Leganés fue en la oscura sala donde Llorente celebró un pleno a puerta cerrada. Gritó bien alto “qué vergüenza de alcalde”. Seguramente, muchos de los ciudadanos nos sentimos bien representados en esa protesta y palabras.

A él, no le ha sabido ganar su partido;  le ha perdido. Ahora, la vida sigue. Habrá que ver cuánta correa le queda a este grupo municipal que, en su deriva autoinmune, está siendo más conocido por sus problemas de casa que por sus reivindicaciones para el pueblo. Parece también que entre todos los grupos del Pleno, por unas u otras razones, están allanando el camino para 2019 a un único partido, que con la óptica del verde esperanza ve su futuro. El tiempo es un juez alejado del sosiego, no da tregua y cada segundo es la vida. En eso, precisamente, se debate la organización que salió segunda en mayo de 2015. En este caso, veremos si resurge y seguimos hablando de Leganemos o, por el contrario de Le-perdemos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies