DESDE LA DOBLE A

Melodías que suenan con notas nerviosas

melody

 

Hay informaciones que a más de uno le inquietan. Le dejan intranquilo y se pone bastante nervioso. Pero, la labor de los periodistas es contarlas sí o sí, sin ninguna duda. Aunque eso, en ciertos casos, conlleve la existencia de notas nerviosas en las melodías de algunos. Cuando se denota nerviosismo, las deducciones son bastante claras. La verdad molesta y el periodista comprometido con ella también.

Llevamos ya tiempo informando en sobre la situación y la carpa ilegal del bar Melody de Leganés, sito en la plaza de la Fuente Honda. Las carpas con anclajes al suelo no están acogidas a la ordenanza de terrazas, se pongan como se pongan y griten la melodía que griten. Y esta carpa está cualquier día del año y a cualquier hora robándonos ese espacio público. Nos quitan el disfrute de ese suelo sin más y para su negocio.

No obstante, sigue sin ser levantada esa carpa. ¿Por qué? Bueno, el edil de Seguridad Ciudadana y alcalde son la misma persona. Lo que ocurre es que la dueña del negocio tiene una relación especial y almibarada con el concejal de Cultura y Festejos, Luis Martín de la Sierra. Aclaramos que nos referimos a la dueña del negocio, no a la dueña del inmueble donde está el negocio del Melody. Que quede claro para aquellos que les cuesta aún la compresión lectora. Por tanto, la dueña del negocio es la que tiene la melosa relación con el único concejal reprobado en Pleno por su nefasta gestión, Luis Martín de la Sierra.

No hace falta ser mal pensado sino atar cabos. Gobierna el PSOE, existe esta relación y la carpa no se quita. Profesionales de la parapsicología estaban dispuestos a estudiar el caso de la carpa melodiana, que está tanto un 4 de agosto a las cinco de la mañana como un 17 de febrero a las seis de la tarde. Es perenne, decían. No. Es ilegal. Sin embargo, uno puede inferir que la continuidad de dicha carpa puede estar ligada a ese especial vínculo de la dueña del negocio (que no del inmueble donde está el negocio) con el concejal de más edad de la Corporación, Luis Martín de la Sierra.

No es de extrañar. El (des)Gobierno sátrapa y socialista encabezado por Llorente (o por Atienza porque, a veces, a Llorente ni se le ve por los Plenos) se caracteriza por el marcado amiguismo. Ya sea de directores generales, cargos de confianza, del concejal no adscrito, del concesionario de La Cubierta, carpas…

Bien, ante semejante panorama lo que debe de hacer un periodista es contar la historia. Muchos hosteleros ven un agravio comparativo y les enoja. A los vecinos, no les hacen gracia los tratos preferentes. Y menos risa ha causado en el propio Melody. Claro, si ven peligrar el chiringuito… Aunque mientras siga fructificando la relación de la dueña del negocio con el concejal denunciado por presunta prevaricación y malversación, Luis Martín de la Sierra, todo indica que la carpa seguirá, aunque ni mucho menos se llene todos los días. Pero, el de los paladares es otro cantar.

Así pues, este periodista lleva días aguantando los incisivos comentarios de uno de los camareros del bar Melody. Comentarios de todo tipo, algunos peyorativos, en los que, cual niño pequeño en plena pataleta, intenta justificar lo injustificable. Comentarios en los que ataca directamente y sin tapujo alguno la profesionalidad periodística de quien escribe estas líneas. A mí, jamás se me ocurriría juzgar su labor de camarero, de la que estoy seguro que es encomiable, más allá de que no sea uno de los sitios más punteros en aforo del centro de Leganés. A quien profiera este tipo de comentarios yo sólo les deseo el bien; cada uno ofrece lo que tiene. Además, se ha dedicado a faltar a la verdad este camarero, en sus reincidentes menciones a mi persona en el medio digital, diciendo que si reducía entrevistas de otros hosteleros o que no daba oportunidad de hablar a todos por igual. Tuve que demostrar argumentalmente que estaba equivocado y se calló. Posteriormente, me seguía hablando para decir que ya no existe prensa libre, otra pataleta más. Pero, eso es una mera opinión y yo no opino de las opiniones. La melodía que suena es bastante nerviosa y la falta de quietud que ostentan termina siendo desatada de esta guisa.

En las últimas fechas, he visto en más de una ocasión a Martín de la Sierra en pleno bar Melody; señoría no hay más preguntas. Es una lástima la pobre (por no decir nula en un intento de ser generoso) gestión de este concejal reprobado y denunciado. Es más famoso por sus escándalos que por su labor. Una vergüenza que este concejal de Cultura no responda a correos en los que la compañía CREPASO, 100% solidaria, de Leganés y formada por varios leganenses (en la que tengo el honor de participar), le enviaba un cortometraje rodado en la ciudad. Ese es el inexistente apoyo a la cultura local de este señor. Claro, que en Leganés, como no estés relacionado con el deporte poco caso te harán. Pero, ese es otro cantar también.

Veremos si algún día se hace valer la actual ordenanza y se aplica a todos por igual. Mientras, seguiremos contando todo lo que sucede, le pese a quien le pese. Los periodistas molestos producen melodías que suenan con notas nerviosas.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies