OPINIÓN

Parla, en bancarrota; y los políticos, peleándose por el acta de concejal

hoguera

Fotografía de un vecino publicada en ‘Ciudadanos de Parla’

 

«Desolación e insalubridad en las calles de Parla, inundadas de toneladas de basuras, ratas, desperdicios, etcétera,  convertida en una asquerosa y pestilente ciudad tercermundista por méritos propios.

Escenas insólitas de caos y marginalidad en cualquier lugar civilizado, pero ya habituales en la decrépita y arruinada Parla, el “Paraíso okupa”, una caótica y marginal ciudad sin ley y sumida en un abismo de miseria, abandono y descontrol»  (Ciudadanos de Parla)


Los sueldos de los ediles le cuestan a Parla 824.093,46 euros al año, sin contar la seguridad social


 

♦ A veces, como en este caso,  la realidad supera con creces a la ficción. No es una película más con un argumento futurista;  un mundo terrorífico y desorganizado tras una explosión nuclear. Parla, al anochecer, es un escenario apocalíptico real. Las hogueras lucen como antorchas del desatino de los gobernantes  sobre montones de basura.

La alcaldesa de de Parla, Beatriz Arceredillo, declaraba recientemente que el Ayuntamiento está en la ruina, justificando a estas alturas de legislatura que la entidad que preside es incapaz de funcionar con normalidad, pagar las facturas y asegurar algunas de las necesidades más básicas  de una ciudad como son la limpieza, la higiene y salubridad de los espacios públicos. Cada día, cada semana o mes que pasa la deuda del Consistorio que se reconoce públicamente sube de manera estratosférica. En apenas medio año se ha pasado de presentar una deuda de poco más de cien millones de euros cuando estaba el infortunado José María Fraile a, como ha dicho la nueva alcaldesa, Beatriz Arceredillo, (que ya estaba en el Ayuntamiento con Fraile) a los más de quinientos cincuenta millones de euros en la comparecencia con motivo de sus primeros cien días como primera edila. ¡550 millones de euros que se dice pronto pero que se tardarán más de cien años en amortizarla, si no se la comen los intereses. Además del infausto y carísimo tranvía, el Ayuntamiento de Parla tiene deudas con los proveedores (330 millones, o sea que no ha pagado ni a dios desde hace años), a bancos (21), empresas adjudicatarias (24), seguridad social (15), y lo que aún habrá debajo de la alfombra…

Lo dice ahora, y se queda tan ‘ancha’, en el ocaso de una legislatura trágica en lo político, en lo social y en lo económico para los vecinos de Parla como si acabara de llegar. Pero eso no es lo peor.

La incursión inicial (de reconocimiento) del Alcalde de Parla a la cárcel  y el desmantelamiento de la red corrupta en la que participaba (presuntamente), los sobresaltos políticos en la ciudad son, siendo escandalosos, poca cosa con la sensación de haber llegado al fin del mundo cuando se entra en los barrios de la ciudad. Tras el golpe inicial, los partidos y personajes que aspiran a gobernar Parla han sufrido el torbellino de los nuevos tiempos en política.

La penosa caída de Fraile y la defenestración desde el balcón dela sede que ‘ocupaba el invictus’, también excalde de la ciudad y Secretario General del PSM, Tomás Gómez, la ola de desatinos políticos ha llevado a ‘revocar’ por decreto (por no ser ‘idóneo’, según el aparato político impuesto a dedo en Madrid ) al candidato ganador en las primarias de la agrupación socialista local. Y nombrar alcaldable, por que así lo manda Rafael Simancas, a Cristina Vélez. Y ella, la recién candidata, tampoco es nueva, pues ya andaba con Fraile y con el resto de sus compañeros de cuadrilla desde hace años. Pero no ha dudado en aceptar el reto y quitarle el ansiado silloncito a Pablo Sánchez al que, malogrado también políticamente, no le ha quedado más remedio y consuelo que acudir a los tribunales. ¡Qué lástima! ¡Qué indefensión! La justicia no entra, ni quiere, en esos ‘fallos’ políticos. 

Izquierda Unida también sufre sus propios  vaivenes.  A las sempiternas peleas entre familias, las denuncias por censar fraudulentamente a ciudadanos africanos para mantener el poder y otros enfrentamiento pseudoideológiocos se ha sumado la irrupción del fenómeno Podemos; el monstruo ‘fagocitador’ de todos los comunismos posibles bajo la advocación de los nuevos dogmas marxistas-chavistas. De aquí, de este enredo, salen otros dos candidatos. ¡Que obsesión por ser concejal de un municipio en quiebra, no técnica, total; un pueblo sin recursos, con los impuestos embargados, en el furgón de cola del número de empresas por habitante de la Comunidad de Madrid. En resumen, sin futuro. Pero, bueno, ya llegaremos a la explicación, a la última razón política que asiste a tanto interés por administrar ‘lo público’ inexistente…

UPyD está más muerta que viva como organización política. Hace meses que se le había detectado el cáncer que la lleva directamente a la historia de los intentos por romper el mal llamado bipartidismo. En Parla, el PSOE gobierna desde el año 1979. ¿Qué bipartidismo es ese? Parte de los militantes de la formación magenta de Parla ya iniciaron hace tiempo su conversión tornasolada al narajita de Ciudadanos. Otros dos candidatos más. Y seguimos. ¿Cuántos serán los quieren administrar la nada o, con suerte, la miseria?

El Partido Popular es el único que repite candidato. Se trata de Miguel Ángel López, que antes del las elecciones del 2011 que perdió frente a Fraile por un puñado de papeletas, exactamente 22 votos, ya había sido alcalde de Torrejón de Velasco durante doce años. Suyo es el siglo XXI en ese municipio que se aparta del área metroplitana. Ahora, López se apresta en su fuero íntimo, con el permiso de Ciudadanos, a recoger el bastón de mando del Ayuntamiento de Parla. Pero  no deja de sorprendernos que conociendo, como alcalde que ha sido, las necesidades de un Ayuntamiento, y sabiendo la situación de penuria, ni se ha inmutado. A Parla solo la libraría él, con mayoría absoluta en Parla, en la Comunidad de Madrid y…  en  España. Todo lo demás son hipótesis sobre la conveniencia o no de un gobierno concentración local que ‘curre’ y que no cobre; por lo menos hasta que arreglen los problemas a los que están sometiendo a los pobres ciudadanos de la tierra de la avutarda.

A este inusitado elenco de opciones e intereses, solo le faltaba la estrella de los últimos meses en el Ayuntamiento:  Beatriz Arceredillo. Todos los rumores indican que la ‘Alcaldesa por fortuna’ se podría presentar a la alcaldía por un nuevo partido político local tras no obtener ‘parte’ alguna de su partido, ni en el ámbito local ni en el regional (aspiraba a ser diputada para no seguir pringada con el ‘muerto’ que hizo suyo cuando recogió el bastón de mando, aún infectado por su compañero José María Fraile. Las oportunidades se cogen al vuelo o desaparecen para siempre.  Así son los tránsfugas. Y Arceredillo no ha dudado. Es posible que intente Mover Parla  a su interés. Dice con todo el morro que hay que tener para seguir y no irse a su casa por decencia (política, no se nos tergiverse); pero, ¿mover a donde? o ¿mover qué?

Y a pesar de las dificultades evidentes para gestionar una entidad en quiebra y sin futuro como el Ayuntamiento de Parla, todos los partidos y los oportunistas que no lo tienen, se disponen con el mayor arrojo posible a seguir o a conseguir el acta de concejal y si es posible, la mayoría; sin sonrojarse por la carencia de un programa económico (local) viable que podamos valorar.

Sin embargo, pensado un poco, hemos llegado a una conclusión. ¿Porqué tantos ‘politiquillos’ de pueblo se empeñan en trabajar en pro de sus vecinos sin ninguna posibilidad de tener éxito…

Nuestros lectores, amigos o desafectos, lo habrán adivinado tan pronto o más que nosotros. El pasado día 13 de enero de 2015, hace apenas 3 meses, —sabiendo ya que la deuda del Ayuntamiento asciende a más de 550 millones de euros— el Pleno del Ayuntamiento de Parla aprobó por unanimidad la propuesta «de la alcaldesa-presidenta de la Corporación para dar cumplimiento a  la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, que limita el número de cargos públicos con dedicación exclusiva de las Entidades Locales. ¡Increíble!

¡Cuánto literatura jurídica para justificar la asignación económica de la misma alcaldesa, de los ediles y edilas del Ayuntamiento de Parla y de los cargos de confianza! ¿No hubiera sido más fácil renunciar a los emolumentos de los políticos ya que no se pueden pagar las facturas para recoger la basura?

 

Sueldos de ediles y cargos de confianza:

La Alcaldesa, o quién ocupe su sillón tras el 24 de mayo, tiene fijado un salario de 50.276,52 euros. Los ediles con dedicación total se llevan por el morro (sin merecerlo) 42.989,83 euros,  y la mitad los de ‘media jornada’; entre unos y otros suman  773.816,94, sin contar el cargo de confianza que tenía asignado UPyD y que dimitió por ‘razones familiares’. Es decir que los políticos parleños, incluida su primera edila, cuestan a las ¿inexistentes? arcas municipales la respetable cantidad de 824.093,46 euros. Y además, sin meter en la calculadora los coste de la seguridad social que, por otra parte, no sabemos si se paga; la del resto de trabajadores municipales no se liquida desde haca más de un año o cualquiera sabe…
Disfruten los lectores con la relación detallada de los Concejales/as con dedicación exclusiva:

1. Todos los miembros del equipo de gobierno:

Alcaldesa-presidenta:
Doña Beatriz Arceredillo Martín: 50.276,52 euros.


 Concejales/as con competencias delegadas:

Doña María José López Bandera: 42.989,83 euros.
Don Pablo Sánchez Pastor: 42.989,83 euros.
Doña Victoria Muñoz Agüera: 42.989,83 euros.
Don Fernando Jiménez Díaz: 42.989,83 euros.
Don José Luis Isabel Jiménez: 42.989,83 euros.
Doña María Antonia González Blanco: 42.989,83 euros.
Doña María de las Mercedes González López: 42.989,83 euros.
Don Ángel Sánchez Porcel: 42.989,83 euros.
Don Gonzalo de la Puerta Jiménez: 42.989,83 euros.
Doña Ana Blázquez Vijuesca: 42.989,83 euros.


 

2. Portavoces de todos los grupos políticos:
1. Don Miguel Ángel López del Pozo (PP): 42.989,83 euros.
2. Don Eugenio Santos Lozano (IU): 42.989,83 euros.
3. Don Juan Carlos Machuca Sánchez (UPyD): 42.989,83 euros.


 

3. A propuesta del Partido Popular:
1. Un concejal con dedicación exclusiva:
Don José Manuel Zarzoso Revenga, en el desempeño de funciones como representantedel Ayuntamiento en los Consejos Escolares de: Escuela Infantil “El Manzano”, CEIP “Luis Vives”, CEIP “Virgen del Carmen”, CEIP “La Paloma”, CEIP “Magerit”, IES “Enrique Tierno Galván”; con retribuciones
de 42.989,83 euros.


2. Cuatro concejales/as con dedicación parcial 

a. Don Emilio Ocaña Cubas, en el desempeño de funciones como representantedel Ayuntamiento en los Consejos Escolares de: CEIP “Julián Besteiro”y la Escuela Oficial de Idiomas; con retribuciones de 21.494,91 euros.

b. Doña Carmen Belén Franco Escolar, en el desempeño de funciones como representantedel Ayuntamiento en los Consejos Escolares de: Escuela Infantil“El Limonero”, IES “Narcís Monturiol”; con retribuciones de 21.494,91euros.

c. Doña María Jesús Fúnez Chacón, en el desempeño de funciones como representante del Ayuntamiento en los Consejos Escolares de: CEIP “Miguel Delibes” y CEIP “Ciudad de Mérida”; con retribuciones de 21.494,91 euros.

d. Don Carlos Manuel Bermejo González, en el desempeño de funcionescomo representante del Ayuntamiento en los Consejos Escolares de: CEIP “Rosa Montero” e IES “La Laguna”; con retribuciones de 21.494,91 euros.


 

4. A propuesta de Izquierda Unida:
1. Una concejala con dedicación exclusiva:
Doña Carmen Galán Huélamo, como portavoz adjunta y representante del Ayuntamiento en los Consejos Escolares de: CEPA y Casa de Niños “El Bosque”; con retribuciones de 42.989,83 euros.


Viva la paz social entre los concejales, sin importar ideología. Aquí sí hay unanimidad, acuerdo y convergencia. Si el lector fuera suficientemente desconfiado o dudara de nuestros datos, la relación está publicada el viernes 13 de febrero de 2015 en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid número 37 de fecha viernes 13 de febrero (pág. 172). Se hace público para general conocimiento y a los efectos previstos en el artículo 13 de la Ley 4/1992, de 13 de enero, de modificación de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre,de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

plasticos

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
2 Comentarios

2 Comments

  1. luis

    7 Abril, 2015 at 23:43

    y segun tu cual seria la solucion? evacuar parla y enterrarla o algo asi, no? porque los vecinos que vivimos aqui (125.000) no tenemos ninguna culpa, en vez de publicar articulos tan dañinos podrias dar alguna solucion o si no sabes o no quieres por lo menos callate y no eches mas leña al fuego porque lo que si tengo claro es que los vecinos no tenemos culpa del maltrato de medios e instituciones al que estamos sometidos desde hace tiempo

    • JUAN M. ALCALÁ

      8 Abril, 2015 at 08:26

      Gracias por tu comentario. En ningún momento pretendo echar más leña. Yo no tengo soluciones pero puedo opinar, creo, y sí tengo claro que los vecinos tienen —o mejor, tenemos— nuestra parte de responsabilidad. De hecho, los que han llevado a la ruina a la ciudad llevan en el gobierno local desde hace 36 años, a punto de batir el récord de las mejores dictaduras. Y eso ha sido gracias a tu voto y al voto, o abstención, de todos los ciudadanos. 36 años, sin repensar Parla. Es mucho.

      Pienso que lo primero que debían hacer, los políticos, es tener la decencia de no cobrar mientras no se pueda pagar la recogida de basura u otras contingencias más o menos urgentes, como la deuda con los proveedores, con la seguridad social. Incluso, disculpemos al Consistorio de pagar a los bancos para que no le desahucien. Sin embargo, esa pequeña medida a nivel económico que no solucionaría el problema, —tardarían más de quinientos años en amortizar la deuda) en), empezaría a generar signos de un enorme valor moral. La única solución para los vecinos de Parla es la intervención del estado; así seria más fácil condonar deuda, negociar con los bancos, dejar algunos impuestos para que el moribundo respire, etcétera.

      Y por último, aunque no tenga la solución a una deuda acumulada de 550 millones de euros en un municipio con 125.000 vecinos, ni a otros problemas que se me puedan plantear, en mi vida he pensado, ni por un momento, callarme. Ni debajo del agua.

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies