DIARIO DE UN JUBILADO

Universidad para mayores: a la vejez, viruelas

No pudieron ir de jóvenes que es cuando tocaba porque había que ganarse la vida trabajando como empleados de banca, funcionarios de Ayuntamiento, maestros de escuela y pare usted de contar.

♦ Hoy los abuelos quieren ir a la universidad y las universidades les han abierto las puertas de par en par. Es un verdadero sin sentido porque a la universidad se va a estudiar, investigar y al final obtener un título académico entre otras cuestiones, los abuelos no saben a lo qué van. Ellos no aspirana estudiar para abogados, arquitectos, ingenieros, periodistas, historiadores o filósofos ni para cualquier otra profesión por muy alta y digna que parezca. Ni siquiera para politólogos que está tan de moda hoy en día. No, lo que desean fervientemente los abuelos es darse el gustazo de decir: Soy universitario. No pudieron ir de jóvenes que es cuando tocaba porque había que ganarse la vida trabajando como empleados de banca, funcionarios de ayuntamiento, maestros de escuela y pare usted de contar. Un sentimiento de frustración que las autoridades universitarias aprovechan para montar todo un tinglado pseudoacadémico.

Lo cierto es que ninguno de estos abuelos universitarios proceden de la clase obrera dura y pura de toda la vida, ninguno ha trabajado en la construcción como albañil, ni como electricista, carpintero o similar, tampoco en la cadena de montaje de ninguna fábrica de lavadoras, neveras o tractores, ni como mecánico en un taller de reparación de automóviles. Ninguno se ha ganado la vida con un tractor cultivando la tierra o criando vacas, ovejas o gallinas en el campo. Es posible que sus hijos y tal vez sus nietos han sido o son universitarios aunque esos estudios no les estén sirviendo para casi nada salvo para engrosar las listas del paro, trabajar como cajera en un hipermercado, de conserje en un ayuntamiento o, en última estancia y a la desesperada para emigrara Alemania con la promesa de trabajar como ingeniero de telecomunicaciones y terminar de camarero en un McDonald’s de Düsseldorf. Algunos, la inmensa mayoría, nada de nada aquí en su país. Y sin embargo tienen abuelos que acuden de mentirijillas a la universidad al menos una vez a la semana para que les expliquen todo lo que no quisieron explicarles cuando tan solo eran unos chavales en la escuela de su pueblo o de su barrio en tiempos de la dictadura franquista. A la vejez, viruelas. Para esto han quedado las universidades en nuestro país.

La universidad, por su parte, todo este fenómeno lo explica o más bien lo justica de la siguiente manera: “El aumento de las expectativas de vida, junto con los procesos de reconversión en el mundo laboral, han dado como resultado, a finales del siglo XX, la aparición en nuestra sociedad de un gran sector de población, laboralmente inactiva, formado por un creciente número de personas que disponen libremente de todo su tiempo y que se encuentran aún en perfecto uso de sus capacidades”. Y por eso sigue argumentado: “Es una tarea social de importancia creciente proporcionar a estas personas oportunidades, no sólo para que ocupen su tiempo libre, sino para que puedan seguir activos intelectualmente, contribuyendo así a su desarrollo personal, a las relaciones interpersonales e intergeneracionales, facilitándoles al mismo tiempo una mayor integración social”. Suena a cuento chino y que me perdonen los chinos.

Algunas de estas universidades cuentan con más de mil seiscientos alumnos por curso, la Complutense de Madrid, por ejemplo, que pagan una matrícula que ronda los doscientos euros por persona y curso. Con el agravante de estar utilizando un espacio público como es una universidad pública para un uso privado. ¿No resulta todo este tinglado algo extraño por no decir sospechoso? Siempre pensé que la universidad era un lugar para que los jóvenes estudien una carrera y no para convertirla en un centro de la tercera edad de pago donde los abuelos, en lugar de ir a jugar a las cartas o a la petanca, van a sentarte en un pupitre a escuchar una clase magistral impartida por un sesudo catedrático los miércoles por la mañana.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
1 Comentario

1 Comment

  1. Juan

    23 Enero, 2016 at 19:05

    ¿De dónde sale este […] retrógrado?. Según este […] que firma Modesto González los abuelos y jubilados deberíamos estar “jugando a las cartas o a la petanca” . Para este […] ¿cuál es la edad límite 60′ 70,80 años? a partir de esa edad debemos darle gracias por seguir viviendo y apartarnos para no molestar; quizá mejor que nos metan a una cámara de gas .
    Alguien le debería informar que los estudios universitarios no tienen límite de edad. y todos TODOS tenemos que pagar lo mismo independientemente de la edad (salvo la concesión de becas y ayudas que por supuesto, también son las mismas para todos , donde se valoran los méritos y no la edad).
    Debería respetar que existan personas que quieran ampliar conocimientos, que tengan inquietudes plurales y diferentes a las de jugar a la petanca.
    Es probable se su artículo no sea más que el reconocimiento de sus limitaciones. Pues como dijo el clásico “lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta”
    Solo le deseo un final “feliz” como él defiende para los demás, que eduque a sus hijos en esa filosofía para que puedan aplicarla con èl.
    ———————————————————

    NOTA DEL ADMINISTRADOR.- En los comentarios está prohibido insultar y desmerecer a las personas por cualquier razón o motivo; así se han sustituido algunos insultos por los paréntesis con puntos suspensivos. Finalmente, se ha decidido la publicación del comentario sin los exabruptos fuera de lugar en aras a la libertad de expresión .

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies