DIARIO DE UN JUBILADO

Vota con el corazón pero sin perder la cabeza

El día 20 no dejes de ir a votar por nada del mundo porque votar, lo diga quien lo diga es importante, en ocasiones incluso decisivo

Es verdad que Mariano Rajoy no es de fiar, ni Pedro Sánchez nos da seguridad, tampoco Albert Rivera es la respuesta ni Pablo Iglesias el cielo al alcance de la mano


 

 

♦ Hay tres caminos para hacerse con el gobierno de un país: una, imponiéndose por la fuerza de las armas como hacen los dictadores; dos, a través de la herencia como es el caso de las monarquías y otras parafernalias; y, tres, con la voluntad mayoritaria de los ciudadanos que es lo propio de las democracias a partir de la Revolución Francesa. Al menos así es como lo explicaba Max Weber. Por suerte, en España, la dictadura es un mal recuerdo no superado del todo, la monarquía reina pero no gobierna y, quieras que no, disfrutamos de un sistema democrático que hace lo que buenamente puede.

El día 20, por tanto, no dejes de ir a votar por nada del mundo porque votar, lo diga quien lo diga es importante, en ocasiones incluso decisivo. Votar en una Elecciones Generales es un acto de libertad y hasta de rebeldía aunque no deja de ser cierto que tenemos una clase política que deja mucho que desear. Sus mentiras son nuestras mentiras porque se las consentimos y sus verdades se las lleva el viento. A veces, incluso suenan así de bonitas: “Solo quiero pedirles dos cosas –con estas palabras nos pedía el voto a los españoles Pablo Iglesias sin apenas pestañear en el debate a cuatro en la Sexta hace dos semanas– : la primera que no olviden, no olviden tarjetas black, no olviden los desahucios, no olviden Púnica, no olviden ‘Luis sé fuerte’, no olviden los EREs de Andalucía, no olviden la estafa de las preferentes, no olviden las colas en la sanidad, no olviden los recortes en educación, no olviden el 135, no olviden la reforma laboral. La segunda cosa que les voy a pedir es que sonrían, que sonrían al 15M, que sonrían a las plazas, que sonrían a los vecinos que paraban desahucios, que sonrían a Ada Colau, que sonrían a los autónomos y a los pequeños empresarios, que sonrían a los que se levantan a las seis de la mañana para trabajar y a los que se levantan a la seis de la mañana y no tienen donde ir a trabajar, que sonrían a los madres con jornadas de quince horas, que sonrían a los abuelos que se parten la espalda para estirar su pensión. Sonrían, sonrían que sí se puede”.

Estoy de acuerdo. ¿Quién, no? Claro que no se debe olvidar tanto dislate cometido por tanto cara dura ni tampoco dejar de sonreír puesto que para llorar siempre hay tiempo. Lo curioso es que lo diga alguien que viene de la indignación. Acaso pretende Pablo Iglesias convertir la sonrisa en “un arma cargada de futuro” como escribía Gabriel Celaya refiriéndose a la poesía. Se puede sonreír y al mismo tiempo enfrentarse con toda la serie-dad del mundo a los problemas que padecemos la inmensa mayoría, los de abajo, no los de arriba. Ellos, los de arriba, tienen la sartén por el mango y el mango también y así no hay forma de darle la vuelta a la tortilla. Aun así, insisto, no nos viene nada mal unas cuantas sonrisas.

El 20 de diciembre, que lo sepa todo el mundo, vamos elegir a esos representante que algunos dicen que no nos representan pero no es cierto. Ellos, nos guste o no, para bien o para mal, nos representan porque serán los encargados de formar ese Gobierno sin el que no podemos vivir. El anarquismo hoy por hoy es imposible y el individualismo exacerbado no es la solución. Es verdad que Mariano Rajoy no es de fiar, ni Pedro Sánchez nos da seguridad, tampoco Albert Rivera es la respuesta ni Pablo Iglesias el cielo al alcance de la mano. Lo cierto es que por todo eso y más tenemos, debemos ir votar el día 20, pero no votes para ganar, simplemente vota por votar. Ejerce de pueblo soberano sin más. Vota con el corazón pero sin perder la cabeza.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies