ESPECIAL

El fiasco de la Lyma-grúa municipal de Sara Hernández

Retirada de un vehículo. FOTO: Impulsa Getafe

El Gobierno Municipal de Getafe, gracias a la incapacidad de la que da continuas muestras y de la improvisación, ha escenificado durante las últimas semanas un vodevil a cuenta del Servicio de Retirada de Vehículos de la vía pública, más conocido como la Grúa municipal. Una comedia de enredo y desinformación, sin gracia, que ha logrado el cabreo de los vecinos afectados por vehículos mal estacionados y las críticas de la misma Policía Local, sindicatos y partidos políticos.

El pasado día 5 de enero, el sindicato independiente CSIT alertaba del problema aegurando que «la plantilla de la Policía Local está sufriendo un gran número de problemas con el Servicio de Grúa que, al parecer, desde el día 28 de diciembre se adjudicó a una nueva empresa».

La nota del prensa del sindicato era, si cabe, más sorprendente si atendemos a los precedentes del caso. En primer lugar, se reseñaba que el Gobierno Municipal no había dado conocimiento a la plantilla de la Policía Local ni a sus representantes que, desde una determinada fecha, se contaría con un nueva empresa concesionaria del Servicio de Grúa con la incertidumbre que generaba al personarse una empresa y un personal diferente a los que venían realizando las actuaciones necesarias. ¿Y tú quién eres, para quién trabajas? Así, valga la triste comparación, también funcionaba el ejército de Pancho Villa.

El mismo sindicato denunciaba que con la nueva adjudicataria «se ha producido una gran merma en el servicio con respecto a la empresa que anteriormente desarrollaba el Servicio de Grúa, sufriendo un notable aumento de tiempo de espera y un incremento en el tiempo de retirada, con la repercusión que conlleva al Servicio, a la circulación y a la seguridad vial del municipio».

Desde la Policía Local instaban a que, de confirmarse la nueva adjudicataria, «se lleven a cabo profundas mejoras en el mismo que, al menos, igualen el que hasta la fecha desarrollaba la labor y que dé general conocimiento a la plantilla del Servicio de Grúa del que dispone».

El desconcierto de la Policía Local era el mismo que sufrían los vecinos que no daban crédito a la situación. Pero la sorpresa y la incredulidad eran mayores a la vista de los anteriores anuncios del gobierno de Sara Hernández.

El Servicio de Grúa lo prestaba una empresa, concesionaria desde el año 2013, con un contrató de cuatro años, prorrogables, y con un coste de 920.000 euros (230.000 euros/año). La concesionaria tenía la obligación —incluida en el pliego de condiciones— de disponer hasta tres grúas las 24 horas al día y con un tiempo máximo de respuesta de 10 minutos desde que se produce el aviso para retirar los vehículos que infrinjan la ordenanza de circulación.

A mediados del mes de octubre, dos meses antes de finalizar el contrato, el Gobierno Municipal anunció la intención de remunicipalizar el Servicio de Grúa y, bajo la excusa de abaratar el coste —valorándolo en 200.000 euros—, adjudicárselo a la empresa municipal de Limpieza y Medio Ambiente. Nada más propicio, lector. Estupefacción por la noticia. No son capaces de mantener limpio Getafe, ni mantener —y menos promover— el medio ambiente, como para meterlos en más refriegas, valga el símil para el desastre de una empresa pública que no levanta cabeza entre los despidos y la basura. Vale, LYMA, allá vamos con la grúa. El día 28, día de los santos Inocentes, era el día para asumir el nuevo encargo.

Y como niño con juguete nuevo, animado por la alcaldesa, el edil [i]responsable de la empresa pública y sus descerebrados gestores se aprestaron a adquirir un camión-grúa, financiado por renting a cuatro años y un importe de 80.150 euros. Era la primera. Y, siendo incapaces de organizar la retirada de basura con una cierta lógica y eficacia, presentaron el plan del nuevo servicio municipal. La previsión era llevar a cabo 1.500 servicios de retirada al año, por lo que —claro está, lector—, era necesario la adquisición otro juguete más en forma de camión-grúa de mayor utilización para retirar vehículos de hasta 3.000 kilos y poder usarse en la mayoría de las calles incluidas las peatonales. Y así se lo pidieron a los Reyes Magos, esos personajes tan caprichosos y esquivos con los tontos y los que se han portado mal.

Camión grúa utilizado por LYMA para la colocación y retirada de contenedores de basura.  

Formación deficiente de los trabajadores

Solo quedaba la formación específica del personal asignado al Servicio de Grúa, hasta ahora dedicado a la recogida de basura y no de coches. El pliego de contratación del renting de los vehículos establecía la obligación de la empresa adjudicataria, Cronorent SL, a impartir esa formación imprescindible al personal de LYMA.

Esas eran las previsiones del Gobierno Municipal para presumir de la remunicipalización de un servicio que venía funcionando de manera eficaz desde hace cuatro años. Y, a lo visto de las inversiones, mantenimiento, personal y —sobre todo— en eficacia mostrada en los primeros compases saldrá bastante más caro. El caso es que el tiempo se ha echado encima, y las previsiones de organizar el servicio se han visto empañadas, de nuevo, por la chapuza y la improvisación.

Según el partido independiente Impulsa Getafe, finalmente se tenía que contratar de forma urgente los servicios a una empresa privada una vez que el servicio se había vuelto totalmente caótico y Lyma no estaba en condiciones de llevar a cabo el servicio. Nuevo Crónica ha sabido que la ‘empresa temporal’ contratada por Sara Hernández es Grúas Guerrero, una empresa radicada en Getafe con muchos años como servivio de grúa para talleres y aseguradoreas; lo que no se conoce es el coste que ha supuesto para las arcas municipales. Para retirar un vehículo de la vía pública, la Policía Local tenía que llamar a una centralita de Grúas Guerrero, que asignaba una «cuando la carga de trabajo se lo permitía», lo que ha originado importantes demoras en la prestación del servicio. Los operarios de la empresa ‘puente’ algunas veces acudían con grúas de asistencia en carretera que no permitían la retirada de los vehículos mal estacionados, haciéndolo además sin ningún tipo de identificación municipal.

Por si esto no fuera suficiente broma, —sigue la denuncia de Impulsa Getafe— se ha estado formando a oficiales de segunda de LYMA para la prestación del servicio de grúa, con cursos de apenas 15 minutos, en las dependencias policiales de Rivas. Al no tener el resultado esperado, evidentemente, los responsables de LYMA trajeron a una persona desde Bilbao, donde tiene la sede la empresa que está carrozando las grúas compradas por LYMA, para la prestación de un curso en una mañana de retirada de vehículos, que en palabras del propio formador era «imposible de asimilar en ese poco tiempo»; y no solo al parecer del formador. Cualquiera podría entender que es poco tiempo para aprender, que se podría incumplir los criterios de formación suficiente, así como los de seguridad y salud en el trabajo.

El caso es que, tras hacerse públicas las quejas de la Policía Local —ignorante de cuál era la nueva empresa— además de Impulsa Getafe, han surgido las críticas del Partido Popular hciéndose eco la situación y del cabreo de los vecinos. Según el PP el tiempo de espera del nuevo servicio se había incrementado desde los diez minutos hasta la hora y cuarto. Si te molesta un vehículo en la puerta de tu garaje, es mejor que no tengas prisa…

Según la información del Partido Popular de Getafe, «un día después, la espera fue de una hora y media y, además, implicó que la calle en la que prestaba el servicio se cortase por espacio de 20 minutos. Una situación similar ocurrió en la noche del 7 de enero, fecha en la que se solicitó el servicio de grúa, pero la centralita de la nueva empresa informó de que el vehículo se presentaría en el lugar requerido con una hora de retraso porque se encontraba fuera de Getafe».

Paroxismo y éxtasis: no hay servicio de grúa

Todo hace pensar que esto, que ha empezado mal, acabará peor. No solo no se ha formado suficientemente a los trabajadores encargados de manipular los camiones grúa, sino que la planificación del concejal delegado y la gerencia de LYMA, como ya hemos dicho antes, es la de descerebrados, o si lo prefiere el lector, desnortados e irresponsables.

El procedimiento marcado —según ha desvelado el partido Impulsa Getafe—, es que los operarios del servicio de Residuos Sólidos Urbanos de LYMA «estarían recogiendo enseres por la ciudad y, al ser requerida la retirada de un vehículo, tendrían que dejar esa ocupación, acudir a la sede de LYMA, dejar el camión, coger la grúa y desplazarse al lugar de la retirada del vehículo». Todo un despropósito, como bien entenderá el lector, ciudadano y contribuyente.

Ayer, 9 de enero, el asunto de la grúa municipal llegaba al paroxismo. La Policía Local recibía la notificación anunciando que «no había Servicio de Grúa». Era, evidentemente, la noticia que esperaban los agentes para el buen orden en la vía pública de esta ciudad . Sin embargo, al día siguiente —hoy mismo, diez de enero—, a la vista del despropósito, el Ayuntamiento y los medios más afines han anunciado, como dando por resuelto el ‘incidente’, que LYMA se ha hecho cargo del Servicio.

Roberto Benítez, portavoz de Impulsa Getafe, ha explicado que «esta es una muestra más de la improvisación y del dispendio del dinero público por las ocurrencias un Gobierno que no es capaz de planificar ni ejecutar de forma efectiva sus decisiones. Al final siempre pagan las consecuencias los mismos, los vecinos y vecinas, que han tenido que pagar la compra de las nuevas grúas, un servicio caótico, una paupérrima formación y la contratación de una nueva empresa privada. Esperamos que el Gobierno Municipal dé información clara y transparente de cuanto dinero nos está costando esta nueva ocurrencia».

  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares
Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies