GETAFE

Rencor y desmemoria [histórica] de la alcaldesa de Getafe

Cuando necesitamos información o imágenes, y falla el archivo propio, acudimos a [papá] Google para que encuentre aquello en el menor tiempo posible. Si estamos seguros que esa información gráfica [libre de derechos] existe, le ayudamos al buscador introduciendo parte de la ruta. Así, a veces, aparece datos inesperados a pesar de la política de privacidad y del ‘derecho al olvido’.

Pero una cosa es el derecho a la disposición personal de la imagen, y otro la obligación o la condena al olvido que, en este caso, se intenta imponer desde el rencor. Para localizar una foto de Sara Hernández y de su mentor, el exalcalde Pedro Castro, le sugerimos a Google que se dé una vuelta por el gabinete de prensa del Ayuntamiento. El robot cumple su función. Ofrece una página, o más, de imágenes relacionadas por algún ignoto algoritmo. Allí aparecen juntos.

Al pinchar en la imagen [de Sara Hernández y Pedro Castro], nos manda a una nota de prensa municipal —pongamos que del año 2010—, cuando Sara aún disimulaba ante su jefe [al que, solo ahora conocemos, odiaba de lo lindo]. Perfecto. Aparece el comunicado, pero el único enlace disponible es el que redirige a la imagen de la alcaldesa; el resto están rotos. Sara Hernández ha borrado de la web municipal todas las imágenes en las que aparece con su antecesor y con el resto de ediles de aquella legislatura. Una ignominia que no ha cometido [de momento] con Juan Soler.

Repetimos la búsqueda una y otra vez; siempre igual, como en el pantallazo, la única imagen ‘viva’ es la de Hernández; Pedro Castro está condenado al olvido, en un intento de ‘matarle’ digitalmente, cercenando su imagen de ‘eterno regidor’ getafense. Sepa el lector que la alcaldesa actual no saluda a su compañero y mentor; Castro se queja por los rincones de la villa. Maldita la hora que la coloqué de becaria en ‘mi’ alcaldía, piensa Castro. Suya fue la elección, el entuerto y la responsabilidad. Buen ojo, lo que se dice buen ojo, no tuvo; y su ceguera la pagamos todos.

Abundando más, y rayando en la obsesión que la corroe, el caso es que Sara Hernández no se ha conformado con mandar a la papelera digital las imágenes municipales de su ‘compi’ de partido y exalcalde. Su trayectoria política está marcada por el sectarismo y la traición. Le faltó tiempo, tras resultar elegida Secretaria General del PSOE de Getafe, para ejecutar una de sus primeras medidas ‘ideológicas’: retirar los cartelones, fotografías y retratos colgados en la ‘Casa del Pueblo’ de la calle Cuenca.

Copia de una de las fotografías ‘recicladas’ por Sara Hernández. Inauguración de la Universidad Carlos III. Gregorio Peces-Barba, Felipe González, Javier Solana y Pedro Castro

Cuando Pedro Castro conoció el extremo, se dirigió al secretario de Organización y le reclamó ese patrimonio gráfico en un intento vano por rescatar fragmentos de la historia del socialismo local y nacional. Parece que Sara Hernández —según relata el propio Pedro Castro—, ordenó que se llevaran todas las antiguallas al punto limpio. ¡Hala, a la basura con Felipe González, con Alfonso Guerra y Javier Solana, con Gregorio Peces Barba,… y claro, a la basura también con Jesús Prieto y Pedro Castro! Nunca se han encontrado.

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
  • 1
  •  
  •  
  •  
Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies