EL FRANCOTIRADOR NERVIOSO

Éxito y Superhéroes

El éxito siempre genera un valor añadido, sirve de estímulo, de inspiración para muchos de nosotros. Recuerdo como de niño imitaba a mis superhéroes favoritos, como me fijaba e inspiraba de los gestos, peinados o manías, juegas a lo mismo que juegan millones de niños cada día en el mundo entero. Hoy en día, con la edad, mis ídolos son otros, cambian los valores de la juventud, pero sigo sintiendo admiración por las figuras (reales o ficticias) quienes además de ser números uno en sus profesiones, tienen unos valores personales extraordinarios.

Thor, Spider-Man, Iron Man, Hulk, Cuatro Fantásticos o Capitán América, son ejemplo de figuras con valores añadidos, hoy quiero rendir homenaje a su creador Stan Lee quien a sus 95 años, el famoso creador de personajes de Marvel, ha fallecido.

Me llaman la atención los súper poderes, pero en la vida real también hay superhéroes, son esos personajes quienes sin apenas recursos se esfuerzan por lograr sus sueños, médicos o profesores que aún sin un gran reconocimiento social o económico, se reinventan cada día y sienten pasión por sus oficios. La pasión es dedicación total, obsesión por la perfección, por mejorar.

Es admirable el poder de la fama, pero no hablo de cualquier tipo de fama, por desgracia no siempre los famosos son un buen ejemplo para los más pequeños. Algunas veces la fama que se construye con talento, esfuerzo, creatividad, coraje y todos los valores dignos de ser imitados no consigue adeptos. Es una pena esa distorsión de la realidad, “Son las decisiones las que nos hacen ser, quienes somos, y siempre podemos optar por hacer lo correcto” declaraba Stan Lee. Nuestros ídolos tienen el privilegio y la responsabilidad de sentirse observados en cada segundo, escritores, científicos, actores, músicos, deportistas y demás profesionales que son reconocidos como “estrellas” en sus materias, no son siempre conscientes de la responsabilidad que entraña ser un referente social para tantas personas. Por eso es tan importante que el triunfo también sea moral. El éxito tiene que ver con ganar, de eso no cabe duda pero el éxito responsable tiene que ver con respeto, valores, los rivales, honradez, ética…

Es difícil elegir entre tantos ejemplos dentro de la larga lista de referentes, y es que tener éxito significa, sobre todo, no tener que reprocharse nada, actuar de forma correcta y ejemplar en todas las facetas de la vida. En lo que casi todas las “estrellas” coinciden es en la capacidad de sacrificio, en el esfuerzo que muchas veces no se ve. Estudiar, practicar, entrenar, ensayar, trabajar es el principal camino. Los regalos no se valoran; en cambio, se valora mucho más aquello que se consigue con el propio esfuerzo y cuanto mayor es el esfuerzo, mayor es el valor.

El objetivo no es únicamente el conseguir ese reconocimiento, ese premio o admiración de los demás, creo que conviene acompañarlo de un mensaje de compromiso. Spiderman: “Independientemente de lo que me depare esta vida nunca olvidaré estas palabras: un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Esa es mi virtud y mi maldición”

Conviene no olvidar que las RRSS han puesto en escena otros valores, pero sigue sin inventarse nada que sustituya al esfuerzo en la búsqueda del éxito. ¿Y el éxito? El éxito NO es la cima, sino un estímulo más para continuar hacia adelante.

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
Cliquea para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies